Un fuerte estruendo, un violento golpe y momentos de desesperación se vivieron en el interior del Hospital Rawson. Es que un ascensor ubicado sobre calle Santa Fe con personas en su interior se desplomó unos metros, según información preliminar. 

Desde el nosocomio manifestaron que que siete personas iban adentro al momento del siniestro, cuando en realidad el aparato tiene capacidad para cuatro.

Sólo el camillero, identificado como Juan Carlos Riveros, resultó con heridas más graves, ya que se le desvió la rótula de una pierna.