Lucía Bianchini no puede creer lo que vivió en la noche del domingo. La joven tandilense se estaba lavando los dientes antes de irse a dormir mientras su bebé Vicente dormía en su cuarto con la ventana abierta. De repente, sintió un golpe, una luz que salía de la cuna y un fuerte olor a pólvora.

“Siendo la 1.08 am Vicente ya estaba en su cuna, yo ya me estaba yendo a dormir y había empezado a cerrar las ventanas. Pensé: ‘dejo abierta un ratito más la de la habitación mientras me lavo los dientes así se refresca’. Mientras pasaba por el pasillo para ir al baño vi colarse una luz, sentí un golpe, pshhhhhhhhh, olor y humo… Entré rápido, miré hacia donde tenía enchufado el celular pensando que se estaba prendiendo fuego, pero en eso vi la luz dentro de la cuna y asocié el olor: pólvora”, escribió Lucía en Facebook, quién increíblemente logró reaccionar y salvar a su bebé.

En un principio, la joven creyó que se trataba de su celular prendiéndose fuego, pero no. Alguien había tirado un petardo por la ventana de su departamento ubicado en la esquina de Fuerte Independencia y Constitución.

“Me agacho rápidamente para sacar a Vicente de la cuna y paffffff. desde ese momento no escuché ni vi más nada. Grite. Grite. Grite pidiendo ayuda en el edificio. Corrí para lo de mi vecina, “Santa Fernanda” que me abrió la puerta exaltada. Le puse a Vicente en sus brazos y le pedí que se fije si estaba bien, yo no podía escuchar”, relató aún enojada por lo sucedido.

A pesar del poco tiempo, Lucía tuvo la rápida reacción de salvar a su bebé. “Solo intento creer que es un descuido de un inexperto con los ‘matasuegra’, que podría haber causado mucho, muchísimo daño”, aseguró la joven y agregó: “Las posibilidades son muchas. Podría haberle quemado la cara o la pierna Vicente, o prender fuego el colchón; si yo no hubiese pasado por ahí, le explotaba encima. Gracias a Dios nada de eso pasó, solo resta hacernos unos chequeos de oídos la semana que viene”.

A raíz de la explosión del petardo se quemó la manta con la que dormía su hijo y debió irse a dormir a la casa de su mamá por el fuerte olor que quedó en el cuarto. “Gracias a todos los que nos contuvieron y los adjetivos calificativos destinados a quien realizó el hecho los dejo en sus manos”, cerró.

Fuente Vía País

Fuente El Independiente