La madre de una víctima de uno de los casos de abuso sexual eclesiástico denunciados en Catamarca y referente de la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico de Argentina (SAE) en la provincia, Alejandra Carrizo, opinó con duros términos sobre la creación de la Comisión de Abusos Sexuales dispuesta por la Diócesis local y específicamente fue crítica con el religioso puesto a cargo de este dispositivo, Julio Quiroga del Pino, “quien golpeó la puerta de mi casa y amenazó a mi hija menor de edad”.

En un diálogo mantenido con El Esquiú.com, la mujer recordó que al poco tiempo de efectuar la denuncia judicial en Belén en contra del cura Juan de Dios Gutiérrez, dos religiosos, entre los que se encontraba el propio Quiroga del Pino, “fueron hasta mi casa y yo no me encontraba, entonces amenazaron a mi hija adolescente -hermana de la presunta víctima- diciéndole ‘más les vale que lo que denuncian sea cierto, sino van a ser castigadas’. ¿A esta persona ponen al frente de esta Comisión? Para mí, no tiene sentido. No hacen esto para dar contención a las víctimas y ayudarlas, sino para tapar todo, como hicieron siempre”, expresó.

Carrizo consideró que “ellos nunca tuvieron espíritu crítico ni ganas de buscar la verdad, y son ellos mismos los que están a cargo de la comisión. Para mí es nulo lo que están haciendo”, dijo, añadiendo que “lo que están buscando con esto es cuidarse a ellos mismos”.

La mujer expresó que recomienda a las víctimas que acudan a la Justicia por las vías legales correspondientes. “En nuestro caso sabemos que la Justicia es lenta,  pero nosotros tenemos pruebas y  yo tengo fe en que se va a seguir avanzando y la causa va a llegar a juicio, que es allí donde se va a determinar si es culpable o inocente. Acudir a ellos es como meterse en la boca del lobo”, opinó.

En otro tramo de la entrevista, la referente de la Red SAE dijo que “toda nuestra confianza está puesta en la justicia”.

A su vez, puntualmente sobre los dichos publicados ayer de Quiroga del Pino, quien habló del “diablo que acecha”, dijo que “es ridículo. No culpen al diablo por lo que hacen los hombres”

Causa y defensa
Con respecto a la causa que tiene como imputado al padre Gutiérrez, dijo que la misma ya fue elevada a juicio, pero se encuentra en una etapa de casación, tras la cual, llegaría a esa instancia.

En este sentido, criticó las estrategias de defensa de los religiosos en este tipo de casos, señalando que “ellos no remarcan en ningún momento que son inocentes y que los hechos no hayan existido, buscan las vías legales posibles para no llegar a los juicios. Presentan recursos, casaciones, pedidos de nulidades y de prescripciones, pero no dicen en ningún momento ‘somos inocentes. Eso no sucedió’”.