El brote de neumonía de origen desconocido que ya afectó a 59 personas en el centro de China se debe a un nuevo coronavirus de la familia de patógenos que incluye el SARS, señaló el jueves la prensa oficial china,

En Ginebra, la Organización Mundial de la Salud (OMS) apuntó había señalado el miércoles que un nuevo coronavirus podría ser la causa de la epidemia que surgió el mes pasado en la gran ciudad de Wuhan, de 11 millones de habitantes.

Un equipo de expertos “estableció preliminarmente” que un nuevo tipo de coronavirus fue responsable de la enfermedad, dijo el investigador Xu Jianguo, de la Academia China de Ingeniería, citado por la agencia de noticias Xinhua.

“Se ha detectado un total de 15 casos positivos para el nuevo tipo de coronavirus”, dijo Xu, jefe del equipo de expertos que estudió el patógeno.

Los coronavirus constituyen un grupo con una gran cantidad de virus que pueden causar las enfermedades leves más comunes en humanos, pero algunos como el SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo) o MERS (Síndrome Respiratorio del Medio Oriente) han dado lugar a graves epidemias.

En una nota divulgada el domingo China descartó el SARS, que mató a cientos de personas hace más de una década, en 2003.

Ese año, la enfermedad se había extendido de varios países, y dejó un saldo de unas 800 personas muertas, en su mayoría en China.

La nueva infección se confirmó por primera vez el 31 de diciembre en Wuhan y en un principio despertó temores sobre un resurgimiento del altamente contagioso SARS, similar a la gripe.

La última evaluación oficial de la epidemia de Wuhan apunta a 59 personas infectadas, entre las cuales la enfermedad se declaró entre el 12 y el 29 de diciembre, incluidas siete gravemente afectadas y las otras en condición estable.

Otros ocho pacientes, ya recuperados, recibieron autorización para abandonar del hospital, informó Xinhua.

Los pacientes afectados han sido puestos en cuarentena, según la Comisión Municipal de Higiene y Salud de Wuhan.

“Ningún paciente ha muerto todavía”, informó la Comisión, cuya investigación determinó que varios pacientes eran vendedores de un mercado local especializado en la venta al por mayor de mariscos y pescado.

La OMS había señalado que “la primera información sobre los casos de neumonía en Wuhan, incluida la actividad, la ubicación y el perfil sintomático de las personas afectadas, indica que un coronavirus es un patógeno que puede ser el origen de esta acumulación de casos”.

Las autoridades chinas “declararon que las pruebas de laboratorio permiten excluir el SARS, el MERS, la gripe, la gripe aviar o un adenovirus”, señaló la OMS.

“Según las autoridades chinas, el virus puede causar serios problemas en algunos pacientes”, según la OMS, pero “no se propaga rápidamente”.