El piloto chileno de motos Pablo Quintanilla (Husqvarna) dedicó ayer martes su triunfo en la novena etapa del Dakar al portugués Paulo Gonçalves (Hero), que falleció el domingo en un fuerte accidente del que fue víctima durante la séptima etapa del rally.

Quintanilla indicó tras ganar su primera etapa en este Dakar que “fue un día amargo después de lo que le pasó a Paulo”, pues las motos reanudaban este martes la competencia después de que la octava etapa fuera cancelada a pedido de los pilotos en señal de duelo por la muerte de su compañero.

“Al comienzo de la etapa, fue un poco difícil agarrar ritmo, pero de ahí en adelante me sentí cómodo y empecé a empujar. Finalmente, gané la etapa”, relató Quintanilla al final del especial. El chileno, segundo de la clasificación general de motos, reconoció que con 21 minutos por debajo del estadounidense Ricky Brabec (Honda), solo le queda atacar al máximo en estas tres últimas etapas de la carrera para intentar acercarse al líder.

Otros pilotos que también buscaron la victoria para dedicarla a Paulo fueron el australiano Toby Price (KTM) y el español Joan Barreda (Honda), que terminaron la etapa en segundo y tercer lugar, respectivamente. Price fue el piloto que dio la voz de alerta al ser el primero en encontrarse a Gonçalves accidentado y estuvo más de una hora junto a los servicios de primeros auxilios hasta que un helicóptero lo trasladó a un hospital donde certificaron su deceso.

Asimismo, Barreda fue uno de los pilotos más afectados por la muerte del portugués, quien había sido su compañero de equipo en Honda durante seis años. Gonçalves tenía 40 años y corría su decimotercer Dakar cuando una fuerte caída en un tramo de gran velocidad le hizo perder la vida en mitad del tramo cronometrado más largo de toda esta edición del rally, que se disputa íntegramente en Arabia Saudí.

Asimismo el piloto francés Stéphane Peterhansel (Mini) ganó ayer martes la novena etapa del rally Dakar, seguido a 15 segundos del catarí Nasser Al Attiyah (Toyota), lo que ha acortado mucho la ventaja que tenía el español Carlos Sainz (Mini) como líder de la carrera.

Sainz terminó cuarto, a 6 minutos y 31 segundos de Peterhansel, por lo que el madrileño continúa primero en la clasificación general del rally, pero ahora con apenas 24 segundos de ventaja sobre Al Attiyah y 6 minutos y 38 segundos sobre el piloto galo.

Fernando Alonso (Toyota) logró acabar noveno, en una etapa complicada etapa para el campeón de Fórmula 1 porque fue el segundo coche en salir y apenas tenía referencias de la ruta a seguir. Así los coches que salieron detrás se aprovecharon de ello y rodaron más rápido que el asturiano, entre ellos Sainz.