La lluvia de ayer generó mucho daño en varias localidades de la provincia y una de las más afectadas fue la localidad Tinogasteña de Palo Blanco, dónde el río destrozó las defensas e ingreso a la población afectando varias casas y generando la autoevacuación de sus habitantes. 

“Necesitamos que se nos mande una excavadora que pueda reforzar lo que quedó de las defensas antes de que el agua se lleve el pueblo”

Ubicada a unos 50km. al norte de la ciudad de Fiambalá, Palo Blanco sufrió el desborde del río que ingresó por dos sectores hacia la población: primero lo hizo por la zona del camping La Gruta y avanzó hacia el barrio San Lorenzo. Afortunadamente por la zona cruza una canal que contuvo gran parte del barro, aunque algo de la inundación llegó hasta las casas. Luego  avanzó por la zona oeste y comenzó  a bajar por la calle principal hacia la plaza ingresando en las casas que había en su camino. Finalmente, unas 8 viviendas fueron afectadas con hasta 50cm. de barro y sus habitantes se autoevacuaron a casas de vecinos y amigos. 

Autoridades de Palo Blanco solicitaron con carácter de urgencia la ayuda de la provincia, ya que las defensas quedaron destruidas y una futura inundación generaría un verdadero desastre. “Necesitamos que se nos mande una excavadora que pueda reforzar lo que quedó de las defensas antes de que el agua se lleve el pueblo”, señaló el concejal Toro, quien recordó que “el 28 de diciembre, tras la primera crecida de este verano, nosotros solicitamos que se refuercen las defensas que habían quedado dañadas, pero no se nos escuchó y ahora la situación es mucho más grave”.

Fuente El Ancasti Digital