Carlos Sainz afronta la última etapa del Rally Dakar 2020 con 10:17 minutos de ventaja sobre Nasser Al-Attiyah y 10:23 sobre Stéphane Peterhansel. El madrileño ayer ha aguantado como ha podido los ataques de sus dos oponentes en una etapa complicada para él, abriendo camino y con un tramo inicial con dunas muy exigentes.

De hecho, de los 8:03 que perdió con Peterhansel, ganador de la undécima etapa (Shubaytah – Haradh, de 379 kilómetros) casi cinco fueron en ese primer tramo de 80 kilómetros, el que más temía el “Matador” en la víspera. Respecto a Al-Attiyah, que ayer tampoco pudo superar a “Monsieur Dakar”, Sainz se dejó algo menos: 7:53.

Sainz tuvo que hacer frente de nuevo a dunas peligrosas en la primera parte para luego pasar a una zona más llana y veloz con ondulaciones que la hacían peligrosa y donde fueron con prudencia. En la parte final se combinaban las rutas de arena con muchas desniveles que la hacían complicada y en los últimos kilómetros predominaba más la navegación en un escenario con más vegetación.

En general una etapa complicada y peligrosa que Sainz y Cruz han salvado bien. Los 10 minutos no son un colchón como para estar completamente tranquilo, pero son una ventaja más notable de lo que pudiese parecer en principio. De hecho, en ninguna de las etapas de este Dakar 2020 el “Matador” se ha dejado esa distancia con Peterhansel o Al-Attiyah.

El lado positivo, aunque se desconoce la naturaleza del recorrido, es que serán los rivales de Sainz los que abran camino ya que este año el orden de salida de la última etapa será similar al del resto del rally y no invirtiendo las posiciones de la general como sucedía hasta ahora.

Así, además del tiempo sobre sus rivales, Sainz tendrá una pequeña ventaja, siempre que el polvo no se convierta en un factor decisivo.

Hoy la carrera recorrerá sus últimos 374 kilómetros para terminar en Al-Quiddiya, un proyecto de megaciudad que verá una modalidad nueva de final de rally. Los pilotos llegarán al final de la especial, pero ahí no habrá acabado realmente el Dakar porque posteriormente tendrán que afrontar un tramo espectáculo que no será cronometrado, pero que deberán completar para poder clasificar.

Por otro lado, Fernando Alonso logró un meritorio octavo puesto si tenemos en cuenta que su orden de salida ayer era muy complicado. El asturiano era el 56º coche en salir, pero realmente su posición de partida era la 113, detrás de innumerables camiones y SSV, lo que hacía más complicado recuperar tiempo.

El asturiano se acercó ayer 16 minutos y 25 segundos, una diferencia poco importante ya que después de su contratiempo del vuelco ya no hay opciones de luchar por ningún objetivo en la general.