En un macabro crimen, un joven de 19 años quemó a una joven en una parrilla, la desmembró, tiró partes en un contenedor y otros a la vera de la ruta provincial Nº 4. Tras llevar a cabo su horrendo accionar contó lo que había hecho a un amigo y a sus padres el médico cirujano Oscar Vera y la kinesióloga Marcela Menem. Fue llevado a la Brigada de Investigaciones en donde se entregó.

Según la información de fuentes judiciales y policiales, el hecho ocurrió entre las 4 y pasadas las 8, cuando el sujeto Naim Vera quedó registrado en una de las cámaras de seguridad del Puesto Caminero Las Rejas. Es que a esa hora pasó por el lugar hacia el kilómetro 11 a bordo de su camioneta Fiat Toro. Llevaba los restos de la joven Brenda Micaela Gordillo, de 24 años, a quien había quemado minutos antes en un departamento en Ayacucho 60.

Según él mismo contó a la policía, mientras se encontraba con la joven en el departamento mencionado, que era propiedad de su familia, pero que no era habitado, mantuvieron una discusión que finalizó cuando ella cayó por las escaleras.

Una de las versiones señaló que habrían discutido por un presunto embarazo que la joven gestaba. Vera le habría recriminado y exigido que abortara, ya que ambos no mantenían una relación formal. La discusión finalizó cuando la joven cayó de las escaleras y presuntamente murió. Desde allí, el sujeto inició un raid espeluznante. Envolvió el cuerpo en una frazada y prendió fuego en una parrilla. Puso el cuerpo de la joven sobre ella y como no se habría consumido decidió desmembrarlo. Lo separó, en una caja puso el torso y las partes superiores y en una canasta o bolsa habría colocado las partes inferiores que tiró en un contenedor ubicado en las inmediaciones de la cuadra del departamento.

Tras eso colocó la caja en la camioneta en la que se trasladó hacia ruta provincial Nº 4. Llegó hasta el kilometro 11 y dejó la caja semienterrada en el lugar. Alrededor de las 8.10 las cámaras del Puesto Caminero lo filmaron. Fue detenido cuando regresaba. El personal policial le pidió los papeles y controló sus documentos. Según el testimonio del policía no se notó nada extraño en su accionar.

Así, regresó al departamento y alrededor de las 12 se presentó en la División Investigaciones en compañía de un amigo suyo, un abogado de apellido Bertorello. En las afueras en un auto habría estado su padre.

Ante los policías contó lo que había hecho. Fueron varias las versiones que habría brindado en cuanto a cómo se había deshecho del cuerpo. Finalmente, alrededor de las 16 se produjo el hallazgo de parte del cuerpo quemado a la vera del río El Tala, en ruta 4. En forma paralela se allanó el departamento de calle Ayacucho y en un contenedor se encontraron las otras partes del cuerpo.

Sucesos

Madrugada del sábado
En un departamento en Ayacucho 68 se reunieron el autor Naim Vera (19) y la víctima Brenda Micaela Gordillo (24). Mantuvieron una discusión y la joven cayó por las escaleras y habría muerto.

El sujeto quema el cuerpo de la joven en la parrilla, lo desmembra y reparte sus partes.

8.10 hs.
En las cámaras de seguridad del Puesto Caminero de Las Rejas quedó registrada la camioneta Fiat Toro en la que se conducía el asesino. A esa hora regresaba de tirar los restos del cuerpo en el kilómetro 11.

9 hs.
Volvió al departamento de calle Ayacucho. Habría llamado a un amigo y contado lo ocurrido.

12 hs.
Se presentó en la base de la División Investigaciones en Tucumán entre Chacabuco y Mota Botello en compañía de su amigo, quien es abogado. Contó en detalle lo que había hecho.

16 hs.
Policías encuentran los restos de la joven en la ruta 4.

18 hs.
Se encuentran los demás restos en un contenedor en calle Ayacucho.

Autopsia

Micaela Gordillo, la joven asesinada este domingo en la Capital, falleció por «asfixia por sofocación», provocado por un «trapo en la boca», adelantó el fiscal Hugo Costilla. De esta manera se descarta, una de las versiones que dio el joven sobre que Micaela había caído de las escaleras. 

La autopsia que culminó en la madrugada de este lunes, también reveló que la joven «no estaba embarazada» y que las quemaduras que presentaba en gran parte de su cuerpo fueron «post mortem».