Usar el sentido común y evitar encontrarse con grupos de más de 10 personas

El gobierno sugiere pero no obliga. 

Los ciudadanos escuchan pero no todos obedecen. 

¿Por qué en medio de la pandemia no se ponen leyes firmes y todo el mundo en su casa sin salir ni a la vereda?

¿Por qué el gobierno no toma medidas contundentes: cierra los aeropuertos, saca la policía a la calle y con mano firme controla a la población?

No es un capricho.

No es por poner a la economía sobre la salud de la población.

No es por falta de recursos para mantener a la gente en sus casas.

Para responder a esta pregunta hay que irse a la constitución norteamericana, especialmente la enmienda 10, pero mucho más allá de esto hay que entender que para los habitantes de este país las libertades civiles están por encima de todo, inclusive de la pandemia y de los miedos.

Nadie ni nada las toca, las libertades individuales son sagradas y cualquier gobernador o autoridad que diga otra cosa está infringiendo la constitución e imponiendo algo ilegal.

Es cultural, corre por las venas de los norteamericanos, libre albedrío en toda su expansión.

Ayer el propio gobernador del Estado de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo claramente que si el gobierno federal quiere imponer una cuarentena ellos van a ir a la Corte con un juicio millonario y que es una declaración de guerra: Nueva York versus el Gobierno Federal.

Cuomo se ha convertido en un líder inigualable en el manejo de esta crisis y a pesar que es el gobernador del estado más golpeado por la pandemia, en el lugar adonde los hospitales están colapsados y no les alcanzan los insumos médicos para salvar vidas, con total contundencia dijo que “imponer la cuarentena no sólo es ilegal, es anticonstitucional y por sobre todo es una medida de represión”.

Su pensamiento es apoyado por la mayoría de los gobernadores de cada estado de Estados Unidos y el propio Trump tuvo que retractarse públicamente cuando sugirió obligar a la cuarentena en NY.

Ahora bien, volvamos a la enmienda número 10 de la constitución para que estemos en contexto y entender con perspectiva lo que está sucediendo aquí: literalmente la enmienda dice en inglés – Undelegated Powers Kept by the States and the People. The powers not delegated to the United States by the Constitution, nor prohibited by it to the states, are reserved to the states respectively, or to the people.

La traducción básicamente dice que el poder le pertenece a cada estado o provincia y a la gente, no al gobierno federal.

El presidente no puede decidir nada si el gobernador de cada estado de la unión Americana (sería lo mismo que una provincia argentina) no está de acuerdo.

Aislarse es lo que se pide, implica separarse de las actividades y usar el sentido común. La gente no va a trabajar, los estudios se hacen online, los viajes se han reducido en un alto porcentaje, se restrigen los accesos a algunos lugares públicos como parques y playas pero más allá de eso las decisiones quedan en manos de la gente.

Cuarentena implica separarse de las actividades y restringir el movimiento por completo y esto por ahora es solamente una hipótesis en Estados Unidos.

Informe de Cynthia Zak