El ministro de Salud de Israel, Yaakov Litzman, y su esposa fueron diagnosticados con el coronavirus, según un anuncio hecho por su oficina este miércoles.

Litzman y su esposa se sienten bien y permanecerán aislados bajo supervisión, de acuerdo con las directivas del Ministerio de Salud, que añadió que aquellos que hayan estado en contacto con el ministro en las últimas dos semanas también deberán entrar en cuarentena en su casa.

Por otro lado, el Ministerio afirmó que Litzman mantendrá su horario de trabajo desde su casa.

Polémica en Bnei Brak

La policía israelí ha incrementado las rondas de vigilancia en barrios judíos ultraortodoxos, armados de mascarillas, guantes, porras y helicópteros, pues esas áreas se han convertido en incubadoras del nuevo coronavirus, porque parte de la población incumple las reglas sanitarias.

Hace unos días, en Bnei Brak, una ciudad cercana a Tel Aviv de mayoría ultraortodoxa, cientos de personas se congregaron en el funeral de un rabino. Y eso, pese a que las autoridades limitaran en 20 el número máximo de asistentes a los entierros y de que precisaran que estos debían guardar dos metros de distancia entre sí.

La escena generó una gran polémica, también en el mundo religioso. Una afluencia tan numerosa, a pesar de las reglas sanitarias, fue algo «criminal», criticó Eliahu Sorkin, una personalidad ultraortodoxa, responsable de urgencias del hospital Maayané Yeshuah de Bnei Brak.

El influyente rabino Haim Kanievsky lamentó la alta afluencia y recordó que estaba prohibida.

El ministro de Salud, Yaakov Litzman, miembro de un partido ultraortodoxo, reclamó al primer ministro, Benjamin Netanyahu, que bloquee la ciudad, cuyo alcalde dio positivo en los tests del COVID-19.

Hasta la fecha, las autoridades israelíes registraron oficialmente más de 4.800 casos de contagio y 17 fallecimientos. Según los medios locales, la mitad de los enfermos pertenecen a la comunidad ultraortodoxa, que representa a cerca del 10% de la población. Los lugares de culto fueron cerrados.

Bnei Brak, con unos 200.000 habitantes, es la segunda ciudad del país en número de infectados, por detrás de Jerusalén.

Con información de AFP

Fuente: Infobae