Un psicólogo clínico católico señaló que la pandemia del coronavirus agudiza conflictos familiares pasados y genera ansiedad y temor debido a la incertidumbre. Además, ofrece un servicio de atención psicológica gratuita y da consejos prácticos para sobrellevarlo.

Frente a la crisis del coronavirus, profesionales católicos ofrecen su servicio para ayudar a la población mundial, como es el caso del magíster en Psicología Clínica Humberto del Castillo Drago, fundador y director del Centro Areté, una corporación católica que desde hace 8 años ofrece recursos para ayudar a resolver problemas psicológicos y psiquiátricos, como una alternativa a la “psicología contemporánea” que busca la respuesta en el hombre “sin Dios, sin fe”, señaló Del Castillo.

El psicólogo dijo que el COVID-19 “es tremendamente contagioso y agresivo” y “se presenta como incontrolable para el hombre moderno, acostumbrado a medir y cuantificar todo, a creer que puede controlar todo”. Por ello, “hoy más que nunca nos percibimos seres limitados, contingentes”, señaló Del Castillo, y “todo eso genera angustia y miedo”, explicó.

También reveló que la mayoría de personas que acuden al Centro “es por ansiedad”, debido a tres estresores. El primero está relacionado al temor a contraer la enfermedad y la muerte; el segundo, a la incertidumbre en el tema laboral y el tercero, al aislamiento social, señaló.

“No es raro que las personas se preocupen, se angustien, sientan miedo de contagiarse, de morir, de que se enfermen sus seres queridos” o que se sientan ansiosos “ante la incertidumbre de seguir o no trabajando”, por no tener empleo o “ver difícil conseguirlo” por la crisis, dijo Del Castillo.

“Otro estresor en este momento es el aislamiento social”, el cual genera ansiedad, angustia, tensión y estrés, porque “la mayoría de nosotros estamos acostumbrados a movilizarnos, a salir de nuestros hogares de 10 a 12 horas al día”, señaló el psicólogo.

Del Castillo dijo que como “no estamos acostumbrados a estar en un solo lugar, y menos, en un clima de silencio y compartiendo el trabajo con nuestros seres queridos”, hay pacientes que “llegan ansiosos” y otros con “ira, enfado o rabia», pues “se les hace muy difícil la convivencia familiar”. “Alguien me decía que no tiene una buena relación con su madre, o con sus padres, y ahora les toca ‘compartir 24-7’ con ellos”, añadió.

El aislamiento social también ha afectado la vida conyugal, evidenciando realidades, problemáticas y conflictos que no son nuevos, sino que se “agudizan” si los esposos “no estaban en buenas relaciones” o si los hijos tenían “poca relación con sus padres” antes de la pandemia del coronavirus, señaló Del Castillo.

El psicólogo católico observó que llegan “esposas preocupadas y tensas por sus hijos, por no saber cómo manejarlos tanto tiempo en el hogar, o por la actitud de los esposos”, quienes tienen que ir a trabajar pero se muestran “despreocupados por el coronavirus”, actitud que les genera el temor de que “traigan el virus a la casa”.

“También atendemos esposos, preocupados por lo económico, pero también por el aislamiento con sus esposas estresadas por la situación”, añadió.

Algunos también presentan depresión, que es un trastorno o enfermedad, “por haber perdido el trabajo, la muerte de un ser querido, la separación de la familia”, dijo el psicólogo, y explicó que es distinto a la tristeza, “una reacción sentimental adaptativa y neutra”.  

Frente a esta realidad, Del Castillo dijo que el Centro Areté, en alianza con la Red de Psicólogos Católicos está brindando “asesorías gratuitas online,” e invitó a los interesados a inscribirse AQUÍ para poder acceder a este servicio.

Asimismo, señaló que a través del fanpage del Centro Areté realizan publicaciones y conferencias online para “dar criterios y recomendaciones para enfrentar la pandemia actual”.  Por ejemplo, tratan temas sobre “cómo enfrentar el miedo, la tristeza, el confinamiento social, como atender a niños y ancianos, como cuidar la salud mental, etc.”, añadió.

Del Castillo también dijo que lanzaron el programa “Aló Psicólogo”, donde transmiten en vivo a través de Facebook, “temas psicológicos importantes para el momento actual, donde las personas pueden preguntar y consultar sobre los temas tratados”; y anunció que pronto lanzarán la iniciativa “Talleres Virtuales”, a través de la que pretenden “brindar distintas herramientas psicológicas para afrontar la ansiedad, la comunicación en la familia, etc.”. 

Por último, el psicólogo clínico ofreció 10 consejos prácticos para cuidar la salud mental en tiempos de coronavirus:

1.   Asume, admite y acepta la pandemia como un hecho real, vívela responsablemente, por tu salud mental y el bien de los que te rodean.

2.   Evita ideas negacionistas, negativas o catastróficas de la realidad que lo único que generan es angustia, ira o tristeza patológica.

3.   Organízate por medio de un horario diario, una programación de actividades de manera que estés enfocado, aprovechando el tiempo.

4.   Realiza actividad física diariamente en tu casa cuándo menos 30 minutos cada vez.

5.   Para el manejo de la ansiedad, realiza respiración diafragmática y ejercicios de relajación, todos los días.

6.   Aliméntate bien, toma agua constantemente, ten una dieta equilibrada rica en verduras y frutas.

7.   Duerme bien, evita trasnochos innecesarios.

8.   Comparte y dialoga con las personas con las que vives y con distintos amigos y familiares a través de los medios electrónicos.

9.   Evita sobrecargarte de información y noticias parciales y negativas.

10.   Vive en tu casa la comunicación asertiva, evitando conflictos y llegando a convenios y acuerdos.