El juez federal Miguel Ángel Contreras, quien recientemente procesó y embargó por $30.000 a un hombre de 33 años por violar el Decreto de Necesidad y Urgencia N° 297/20 que establece el aislamiento social, preventivo y obligatorio dentro de todo el territorio argentino, consideró que «hoy ya casi no vale la pena explicar ni aconsejar: persona que ande en la calle será detenida, decomisado su vehículo y luego se lo juzgará».

En declaraciones radiales, el letrado pidió: «Por favor, quédense en casa. Hay gente que camina por la calle directamente sin fundamento, eso es fácilmente detectable».

Consideró que «la cuarentena explica muy bien los sacrificios que tenemos que hacer los argentinos. Hoy nos cuesta bastante, pero nos puede traer buenos réditos en el futuro».

Sostuvo que «lo que está ocurriendo en el mundo es un dato ilustrativo de lo que nos puede pasar si no cumplimos con estas condiciones», y remarcó que «hoy el único antídoto es prevenir quedándonos en nuestra casa. El que no lo entiende así lo va a tener que entender por la razón de la ley».

Contreras manifestó además que «hay gente que puede haber salido por puro desprecio de la norma, o por inconsciencia. Hay muchas razones. Pero en general toda la gente que fue demorada o tuvo bienes decomisados es porque ha violado flagrantemente la obligatoriedad de quedarse en casa», como lo dispuso el Gobierno nacional para todo el país.

Dijo estar preocupado por la presencia de personas en la calle y explicó que «no hay ninguna duda de que hay una subestimación de la gente. Día a día comento la cantidad de gente que veo en la calle y me llama la atención la cantidad de vehículos. Me contacté con el Jefe de Policía y lo que él me explicó es que, en primer lugar, se habilitaron varios trámites para hacer, especialmente bancarios. Hay que volverse más estrictos».

«Me preocupo notablemente porque la mayoría de la gente cumple. Catamarca era una de las provincias en las que menos había bajado el movimiento de la gente, y sin embargo no tenía contagios», remarcó.

Resaltó también que «esto no debe ser un triunfo», porque «es un cuadro dramático, peligrosísimo, del que nos tenemos que cuidar con la máxima exigencia personal».

Sobre el primer pronunciamiento judicial en el marco de la pandemia que terminó con una persona de la zona norte embargada subrayó: «Tiene que ser una advertencia para la gente. Va a quedar detenida y va a perder el medio de locomoción, con los gastos consiguientes para recuperarlo, y deberá hacer frente al embargo. Todos los detenidos van a ser juzgados», sentenció.

FuenteEl Ancasti
Artículo anteriorFernando Olivera nuevo delegado del INADI en Catamarca
Artículo siguienteInformación oficial actualizada sobre Dengue y COVID19