A nivel mundial, nacional y provincial existe la necesidad de cuidar a quienes se desempeñan dentro de los equipos de salud, dado que son ellos quienes son los que enfrentan, junto a otros actores sociales, en la primera línea a la pandemia del COVID-19. Los gestos y palabras hacía el personal sanitario son, en gran parte, de agradecimiento, pero también están quienes tratan de mala manera a médicos, enfermeros o auxiliares de la salud.

A este último grupo se sumó el intendente de Recreo (La Paz), Luis Polti: se viralizó un audio sobre cómo trató a una enfermera perteneciente a la comuna recreína.

Para conocer lo que sucedió, El Esquiú.com dialogó con Paula Nieto, enfermera desde hace seis años en la Municipalidad de Recreo, quien días atrás fue víctima de la reacción del jefe comunal.

Para contextualizar la situación, Nieto relató la situación que le tocó vivir, diciendo que estaban haciendo turnos rotativos dado que fueron afectados por la crisis sanitaria y que a ella le enviaron a trabajar en el fitosanitario, cuando el miércoles llegó un camionero comentando que estaba muy mal. Pasadas las 21.30 de ese mismo día, llegó el intendente Luis Polti. “Allí le pedí barbijos, porque yo estaba usando un barbijo y guantes que había comprado, porque no hay insumos”.

Además, la enfermera solicitó insumos para quienes la acompañaban, dado que lo que estaban usando no los protegía. Ante esto, según Nieto, el jefe comunal les hizo entrega de los barbijos reusables.

“Esta fue toda la conversación, en ningún momento le falté el respeto, como él dice, no le dije ninguna otra cosa porque no hubo más tiempo, él salió y se fue”, expresó.

No obstante, en la mañana del jueves, Polti la convocó de “manera urgente” a una posta sanitaria. “Cuando llegó el Intendente, ni buenos días ni nada: la respuesta fue que me iba a echar del trabajo porque le había faltado el respeto, le había dicho un montón de cosas y todo eso. Reitero, no le falté el respeto”, dijo Nieto.

Luego de esto, la mujer contó que Polti le dijo que la iban a sancionar por tres días sin goce de sueldo, apercibimientos. “Me dijo que si tenía categoría, me bajaba, porque dejaba de ser enfermera, que no pertenezco más a el área de salud, y que cuando termine la cuarentena esta recién me dirá a dónde, según le den ganas, me manda a trabajar”.

En cuanto a las sanciones que había dicho Polti que le aplicaría, Nieto dijo que su jefa la notificó de que “tenía todos los papeles para que se los firmara, para que dejara de pertenecer al área de salud, tenía que firmar porque me puso en disponibilidad y tenía que firmar los tres días de suspensión”.

“Él siempre se dirigió con toda la prepotencia de que el intendente era él, que no le conteste, que no le iba a temblar la mano para echarme si le volvía a hacer otra cosa; todo por el solo hecho de pedirle un barbijo para cubrir mi salud, para él la ofensa más grande fue haberle pedido un barbijo”. 

FuenteEl Esquiú
Artículo anterior2 millones de casos de coronavirus en el mundo y casi 120.000 muertos
Artículo siguienteDescubren a funcionarios tucumanos jugando al pádel