Así lo dispuso la Congregación para el Culto Divino y la disciplina de los Sacramentos de la Curia Romana. También, los Obispos argentinos invocan su intercesión y ponen “bajo su ‘nuevo manto’, la esperanza de vernos libres junto a toda la humanidad” de la pandemia.

El sábado próximo, 25 de abril, se celebrará la Solemnidad de Nuestra Señora del Valle, tal como sucede todos los años en el segundo sábado de Pascua. Pero en esta oportunidad será con un júbilo extraordinario, no sólo porque estamos transitando el Año Mariano Nacional convocado por el Episcopado Argentino con motivo de los 400 años del hallazgo de la sagrada Imagen en la Gruta de Choya, sino porque la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, de la Curia Romana, dispuso que este año esta Solemnidad sea “Memoria Obligatoria” en todo el país, sustituyendo la Fiesta de San Marcos que se celebra ese día.

Además, la celebración tiene la característica tan particular, de realizarse en el marco de un aislamiento social obligatorio por causa de la pandemia que asola al mundo entero, lo que motivó que se efectúen transmisiones por medios de comunicación y redes sociales, de los actos litúrgicos y culturales en honor de Nuestra Madre del Valle, de las que participan miles de personas de Catamarca, el país y también que se encuentran en otros países.

En el marco de estas fiestas marianas se anunció tan excelente novedad. En el día de ayer fue enviada una carta a todos los obispos del país, con la firma del Secretario General de la Conferencia Episcopal Argentina, Mons. Carlos Malfa, en la que recuerda que en la convocatoria a vivir un Año Mariano Nacional invitaron “a todo nuestro pueblo a poner la mirada del corazón en Santa María, Madre de Dios y Madre Nuestra, la ‘Morenita del Valle’, a fin de internalizar más y mejor nuestra fe y compromiso cristiano con la Iglesia y con la Patria”.

“Ahora invocamos también su intercesión y ponemos bajo su ‘nuevo manto’, la esperanza de vernos libres junto a toda la humanidad de esta ‘tempestad inesperada y furiosa’ como llamó el Papa Francisco a esta pandemia del Covid-19”, expresa la misiva, antes de pasar de lleno al motivo principal de la carta.

En comunión con todo el país
“Para que toda la Iglesia en Argentina esté espiritualmente unida y en cercanía y comunión con nuestro hermano Mons. Luis Urbanč y el pueblo de Catamarca, solicitamos a la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos poder celebrar en todas las diócesis del país la memoria de la bienaventurada Virgen María del Valle”, indica Mons. Malfa y luego agrega: “El mencionado Dicasterio ha concedido pro hac vice que en el presente año se pueda celebrar con el grado de memoria obligatoria la misa de la bienaventurada Virgen María del Valle en toda la Argentina, sustituyendo la Fiesta de San Marcos”.
Es de aclarar que, en la expresión latina pro hac vice significa «para esta ocasión».

Como corolario, también extraordinario, les señala a los prelados argentinos que “respecto de las misas vespertinas del sábado 25 de abril, ya III Domingo de Pascua, la Congregación concede un indulto para celebrar también una misa de esta memoria en cada iglesia, tanto en la Diócesis de Catamarca como en toda la Argentina”.