La provincia calcula que durante la semana que entra inaugurará el primer Hospital Monovalente “Carlos Malbrán” convirtiendo así lo que fue el Centro de Integración e Identidad Ciudadana (CIIC).

Los últimos trabajos sobre el edificio que albergaba transitoriamente a estudiantes del interior provincial, los realizaron coordinadamente los ministerios de Agua, Energía y Medio Ambiente (a cargo Alberto Kozicki), Salud (Claudia Palladino), Hacienda Pública (que titula Sebastián Véliz) e Infraestructura y Obras Civiles (cartera que comanda Eduardo Niederle).

Un comunicado oficial destaca la velocidad en la que se avanzó con el hospital que lleva, como homenaje, el nombre del catamarqueño pionero en la investigación bacteriológica. “La infraestructura se desarrolló en tiempo récord atendiendo a la urgencia sanitaria generada por la pandemia mundial”.

A la vez, explica que toda la construcción y equipamiento se realizó siguiendo los máximos estándares de calidad acordes al destino de esta construcción.

Así, detalla la composición de dependencias para el monovalente. Este se compone de 33 camas equipadas con sus respectivos poliductos para cuidados intensivos, una sala de quirófano completamente equipada, una sala de esterilización, una morgue, lavandería, baños y vestidores y sala de descanso para el personal de salud.

A ellos se les suman cuatro boxes de aislados, una farmacia y el nuevo ingreso junto a su cartelería.

Además, con el objeto de dotar de un óptimo funcionamiento al hospital se realizaron instalaciones como el sistema de climatización y purificación de aire. También cuenta con un sistema de iluminación y energía eléctrica independiente. A la vez, se instaló un sistema de gases especiales como también se colocó el sistema de agua fría, caliente y desagües cloacales. Incluso contiene un sistema sanitario con griferías automáticas en su gran mayoría.

El Malbrán también posee almacenamiento de agua potable y bombeo y un sistema de comunicación y seguridad.

Cabe acotar que la demora para concluir los trabajos sobre el primer hospital monovalente en la provincia se produjo porque la empresa a cargo de la dotación del sistema de conexión de gases, oriunda de Buenos Aires, no arribó en la fecha en la que otorgó el turno para la ejecución de los trabajos.