Con la vigencia del aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) y más allá de que en Catamarca no se registraron casos de Covid-19, hubo flexibilizaciones en algunas actividades, lo que abre el interrogante sobre qué sucederá con los trabajadores de los tres poderes del Estado. La salida de la cuarentena presupone mayor movilización de personas en Catamarca, donde es conocido que una gran masa de la población presta labores para los tres poderes. Justamente en este marco se inscribe un proyecto por el cual se busca suspender las vacaciones de invierno al personal estatal.

La iniciativa fue presentada por dos diputados opositores, quienes componen el interbloque Juntos por el Cambio. Se trata de los macristas Enrique Cesarini y Natalia Saseta (PRO). Para los diputados se puede suspender el receso de julio puesto que se priorizaría activar nuevamente los trámites administrativos pendientes del Ejecutivo, como así también aquellos trámites de los poderes judicial y legislativo. En otras palabras, que se trabaje durante las vacaciones de invierno.

Cabe señalar que algunos empleados continúan su trabajo en reparticiones de los poderes del Estado. Esto es porque cada área de cada poder dispuso que el personal esencial retome su actividad. Desde otra perspectiva, los trabajadores que no fueron exceptuados al DNU presidencial deberían mantenerse en sus hogares salvo una situación de emergencia que amerite su movilización.

Ahora bien, la iniciativa de ley de los diputados opositores consta de dos artículos. El primero es conciso: “Suspender el periodo de receso del mes de julio del año 2020 para todo el ámbito de la Administración Pública Provincial, organismos descentralizados, empresas del Estado provincial, el Poder Legislativo y el Poder Judicial”. Con el segundo artículo se invita que los 36 municipios de la provincia adhieran a la medida.

Los legisladores del PRO en la cámara baja explican que el proyecto de “prescindir” del receso invernal de julio va en consonancia con las normas dictadas en el marco de la emergencia sanitaria, económica y social.

“La continuidad de la actividad laboral estatal va a servir para reactivar todos aquellos trámites administrativos, judiciales y legislativos pendientes de cumplimento y labores de otros sectores que requieran su continuidad para su normalización”, contemplan.

Por ello consideran fundamental “que los días de actividad que se están perdiendo por esta cuarentena obligatoria, irrestricta y de efectivo cumplimiento, deben generar un esfuerzo más en la población activa”.

En este sentido, acotan que, dentro del contexto, “será fundamental para la recuperación de la economía el normal funcionamiento de la administración estatal en su conjunto como colaborador de la actividad privada y articuladora de la actividad pública”.
Además, Cesarini y Saseta rescatan que es “de notorio conocimiento esta pandemia por Covid-19 que asola el mundo entero desde hace 60 días, el Estado en sus tres poderes debe prescindir del receso invernal del mes de julio del correspondiente año de manera excepcional”.

“Siempre apelando a la conciencia, voluntad y entendimiento social, es cierto que el goce del derecho al descanso es una garantía de índole constitucional, pero no es menos cierto que estamos viviendo épocas excepcionales”, contrastan los legisladores.

Ambos diputados remarcan al finalizar que “cualquier contribución de la población para el sostenimiento de nuestro Estado va a ser fundamental para paliar los daños colaterales que esta pandemia está dejando”.

FuenteEl Esquiú
Artículo anteriorLa pandemia crece rápido en Rusia: 10.633 nuevos casos en un solo día
Artículo siguientePapa Francisco en Domingo del Buen Pastor resalta ejemplo de sacerdotes y médicos