Las autoridades educativas de la Ciudad de Buenos Aires decidieron implementar una valoración del proceso pedagógico sin aplicar calificaciones numéricas y dejar sin efecto, para escuelas primarias y secundarias del ámbito público y privado, “las fechas de cierre de bimestre, trimestre y cuatrimestre”, en el marco del aislamiento por la pandemia del coronavirus, informó el Ministerio de Educación porteño.

De acuerdo con las estrategias trazadas luego de la suspensión de las clases presenciales, las autoridades consideraron necesario “dejar sin efecto las fechas de cierre de bimestre, trimestre, cuatrimestre, y focalizarse en la continuidad pedagógica, el fortalecimiento del vínculo entre docentes y estudiantes, las oportunidades de enseñanza y aprendizaje en forma remota en el marco de los diseños curriculares”.

Esta modificación de la agenda educativa en la Ciudad implica que «se establece un período cuatrimestral que se extenderá hasta el 30 de junio de este año».

En un comunicado titulado “Medidas adoptadas para garantizar la valoración pedagógica”, Educación informó que “se suspenden para el ciclo lectivo 2020 la realización de las evaluaciones de finalización de los estudios primarios (FEPBA) y secundarios (TESBA) en todos los establecimientos de gestión de educación estatal y privada de la ciudad de Buenos Aires”.

La resolución indica, además, que tanto las familias como los estudiantes serán informados sobre la valoración del “proceso pedagógico sin calificación brindando una retroalimentación de la trayectoria de cada estudiante durante ese período”.

El texto sostiene que uno de los objetivos principales es “reforzar la retroalimentación entre docentes, estudiantes y familias, con el fin de que permita anticipar qué estudiantes requieren de mayor acompañamiento”.

En este sentido, el jefe de Gabinete del Ministerio de Educación porteño, Luis Bullrich, señaló a Télam que la valoración pedagógica no “pretende concluir en una calificación final sino promover una mirada integradora de los estudiantes durante la suspensión de clases”.

“Los docentes harán un informe narrativo y descriptivo con lo que ocurrió en estos cuatros meses”, explicó Bullrich, y precisó que la evaluación “se complementará al retomar la presencialidad con instancias que permitirán ratificar, rectificar o completar la valoración realizada, esta vez sí con una nota”.

Por su parte, el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, sostuvo a esta agencia que se está considerando la implementación de una “una evaluación valorativa de todo el esfuerzo que pueda analizar el vínculo entre la familia y el estudiante”.

“Cuando hoy evaluás a un niño no estás evaluando lo que aprende, sino una situación socioeducativa”, dijo el funcionario nacional, y añadió que “no depende del niño lo que pueda aprender a la distancia”.

La decisión de las autoridades porteñas se encuadra “en concordancia con la necesidad de priorizar el cuidado de las trayectorias educativas, que en este contexto particular demandan estrategias diversas y específicas orientadas a su seguimiento y continuidad”.

A pesar de esta modalidad adoptada, el Ministerio porteño ratificó que “los equipos de conducción y docentes continuarán profundizando el acompañamiento y seguimiento a sus estudiantes, llevando adelante un registro sistemático y una valoración del proceso pedagógico desarrollado de forma remota sin calificación”.

Respecto a la valoración mencionada en el documento, explicó que “hace referencia a una mirada formativa y continua del proceso pedagógico, con la intención de alentar a los/as estudiantes y sus familias en el sostenimiento del aprendizaje”.

Esa información, añadió, permitirá a las autoridades “tomar las decisiones necesarias para ofrecerles las mejores oportunidades de aprendizaje, tanto durante este período excepcional como en el momento de retorno a las clases presenciales”.

La cartera educativa informó que la medida fue acordada en “instancias de participación e intercambio de ideas con representantes de la comunidad educativa de diferentes niveles y modalidades de gestión estatal, así como con referentes de asociaciones intermedias de gestión privada”.

“Existe consenso en la necesidad de continuar llevando adelante el seguimiento, acompañamiento de las trayectorias educativas, así como una valoración pedagógica y registro sin calificación”, destacaron.

Para lograr dichas metas, “se ampliaron las funcionalidades de la plataforma Mi Escuela” para que las familias y alumnos consulten los registros de las valoraciones que realizaron los docentes durante el cuatrimestre.