El ministro de Educación de Catamarca, Francisco Gordillo, anunció que la Reforma del Estatuto Docente, que había generado fuerte polémica en los últimos días, no la continuará la cartera educativa sino que será tarea de la Secretaría de Reforma del Estado que creará el Ejecutivo Provincial, pero que aún no tiene fecha de concreción. Además, contó que no se podrá dar un incremento salarial a los docentes, algo que solicitaban los gremios. Por otra parte, indicó que ya se encuentran trabajando en la modalidad de cómo será la vuelta a clases.

Gordillo manifestó que la intención del Gobierno provincial era en un primer momento “tratar de conformar una comisión para la Reforma y actualización del Estatuto Docente, sin quitar ningún tipo de derechos”. En esa línea comentó que en un primer momento los gremios docentes estuvieron de acuerdo y luego no, por lo que decidieron levantarse de la mesa de discusión.  Esa situación y el anuncio de los funcionarios del Ministerio de que igualmente se iba a continuar con la Reforma a pesar de no contar con el consenso de cinco de los seis gremios docentes (solo ADUCA no se retiró, ya que no integra la intersindical) generó múltiples protestas que empezaron esta semana en la Capital y también en el interior y que iban a tener su punto culmine mañana cuando se realice el «banderazo docente» en la plaza 25 de mayo. Hasta anoche la intersindical mantenía la protesta, ya que «solo se cambia de área la Reforma», señalaron.

El Ministro contó que la decisión surgió ayer luego de una reunión que mantuvo con el Gobernador, Raúl Jalil. «Se estableció que desde el Ministerio de Educación no se va tratar más la Reforma del Estatuto Docente. Pasará a la Secretaría de Reforma del Estado donde se va dar tratamiento a esas cuestiones y nosotros seguiremos trabajando en la educación para que el sistema mejore», contó.

Si bien se conoció la intención del Gobierno Provincial de crear esta Secretaría que se encargue de la reforma del Estado, aún no tiene fecha precisa de cuándo se constituirá y comenzará a trabajar, por lo que esta determinación le pone un freno momentáneo a la reforma del Estatuto Docente, y se transforma en una especie de guiño a los sindicatos docentes que habían pedido que se posponga hasta el fin de la cuarentena. La idea de los gremios es que los docentes puedan participar activamente de la discusión, algo de lo que están impedidos por el contexto de la cuarentena.

Descartan aumento de sueldos

Por otra parte, Gordillo desestimó las posibilidades de un incremento salarial como pidieron formalmente los sindicatos docentes, debido al contexto de crisis económica. «En una situación tan difícil como la que estamos viviendo hoy, en donde el Estado tuvo una recaudación muy baja y el Gobernador priorizó pagar los sueldos, no se cuál será la posibilidad de tratarlo porque yo no lo defino. Pero en términos generales, a opinión personal, nos tenemos que sentir dichosos de cobrar un sueldo a fin de mes. No se podrá hacer un ofrecimiento en materia salarial entiendo yo» consideró.

Fuente: ElAncasti