El presidente Alberto Fernández sorprendió esta mañana al presentar al jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, como un “amigo”. Fue al mencionar a los gobernadores que lo acompañaban en forma virtual, desde sus distritos, en el acto oficial por el Día de la Independencia.

El jefe de Estado se mostró rodeado de empresarios y sindicalistas en una cuidada puesta en escena montada en el quincho de la Quinta de Olivos. Detrás de ellos, distanciados, se desplegó una pantalla gigante en donde se observaba a los gobernadores.

Antes de empezar su mensaje, Fernández enumeró a los gobernantes que lo acompañaban. La lista podría dividirse en tres: los amigos, los queridos y los que no recibieron ningún tipo de mención especial.

Entre los “amigos”, el Presidente mencionó a Gildo Insfrán (Formosa), a Alicia Kirchner (Santa Cruz), a Juan Manzur (Tucumán) y a un opositor: Horacio Rodríguez Larreta (ciudad de Buenos Aires).

Entre los “queridos”, enumeró a Juan “El Gringo” Schiaretti (Córdoba), a Axel Kicillof (provincia de Buenos Aires), a Arabela Carreras (Río Negro) y a Jorge “Coqui” Capitanich (Chaco).

A todos, los que saludó especialmente y los que señaló simplemente por nombre y apellido, el Presidente les extendió un especial agradecimiento por los esfuerzos que realizan en sus distritos para combatir la pandemia de coronavirus y las consecuencias económicas que provoca la cuarentena.Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta (Presidencia)Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta

Pero lo más llamativo fue, sin dudas, su presentación de Rodríguez Larreta. No es casual.

El Presidente y el jefe de Gobierno se vieron por primera vez, cara a cara, el 6 de diciembre del año pasado, cuatro días antes de la asunción del nuevo gobierno: se encontraron junto a un puñado de colaboradores en las oficinas que el Frente de Todos alquilaba en Puerto Madero. No volvieron a verse.

Antes de que el coronavirus avanzara sobre el país, el vínculo entre el gobierno nacional y la administración porteña incluso se tensó por la discusión en torno a la coparticipación. Desde Casa Rosada se había tomado la decisión de recortar la porción de recursos coparticipables que la Ciudad recibe del Estado nacional y que Mauricio Macri aumentó apenas asumió la Presidencia.

Rodríguez Larreta incluso mandó a sus asesores jurídicos a estudiar alternativas ante el inminente recorte, sin descartar un recurso ante la Corte Suprema.

La pandemia, sin embargo, alteró los planes. El Presidente y el jefe de Gobierno se convirtieron entonces en aliados frente a la gestión de la crisis sanitaria, y crearon un ámbito de discusión semanal que incluye además a Kicillof, y que tras más de cien días de cuarentena se mantiene inalterable, a pesar de las tensiones entre las jurisdicciones y los chispazos internos entre los socios políticos de cada uno de ellos.Alberto Fernández, Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof, durante el último anuncio vinculado a la cuarentena en el AMBAAlberto Fernández, Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof, durante el último anuncio vinculado a la cuarentena en el AMBA

Fernández y Rodríguez Larreta hablan más seguido de lo que trasciende. La administración de la cuarentena en el AMBA fortaleció un vínculo que hasta marzo era impensado. La relación entre ambos altero en consecuencia los lazos en Juntos por el Cambio, atravesado por una crisis de liderazgo que incluye al propio Mauricio Macri.

Ayer, en su reaparición pública tras cuatro meses de silencio, el ex Presidente cargó en duros términos contra el Gobierno: dijo que aprovechó la pandemia “para avanzar sobre las libertades”.

El último fin de semana, la crisis interna del PRO estuvo a punto de estallar tras el comunicado firmado por Patricia Bullrich en el que calificó como un crimen de “extrema gravedad institucional” al asesinato de Fabián Gutiérrez, el ex secretario privado de Cristina Kirchner, en El Calafate. El tenor de la declaración despertó la furia del sector “moderado” del espacio, en el que confluyen Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal, los intendentes del Gran Buenos Aires y algunos legisladores.

La calificación de “amigo” de esta mañana por parte del Presidente se enmarca en esa interna. Y se da 24 horas después de haber recibido en Olivos a los intendentes Néstor Grindetti Jorge Macri, representantes del ala “moderada” del PRO, dos de los dirigentes que forzaron la creación de una mesa ejecutiva partidaria que se oficializó el martes y que busca contener a todos los sectores. Juan Zabaleta, de Hurlingham, uno de los jefes comunales más cercanos a la Casa Rosada, fue uno de los promotores de esa foto.

La semana próxima, el Presidente y el jefe de Gobierno volverán a verse junto a Kicillof para definir cómo sigue el aislamiento en el Área Metropolitana, que anunciarán en conjunto desde Olivos. Una foto repetida.

El presidente Alberto Fernández afirmó hoy que quiere «terminar con los odiadores seriales» e hizo un llamado a construir la «Argentina del mañana» entre todos los sectores, dejando atrás «el odio y las divisiones» convocando a «unirse en un destino común», en el marco de un inédito acto por teleconferencia en el Día de la Independencia.

Acompañado por gobernadores, empresarios y sindicalistas, Fernández destacó la «unidad» entre el Gobierno nacional y los mandatarios provinciales para enfrentar la pandemia de coronavirus, y enfatizó que «todos estuvimos de acuerdo en que había que preservar la salud y la vida de la gente».

«Ninguna sociedad concreta su destino en el medio de insultos, divisiones y fundamentalmente teniendo al odio como común denominador. Yo vine aquí a terminar con los odiadores seriales», puntualizó el Presidente, al encabezar en forma virtual el acto central por el 204º Aniversario de la Declaración de la Independencia.

Por teleconferencia, lo acompañaron los 24 mandatarios provinciales -cada uno desde sus provincias- y un grupo representativo del empresariado y la CGT, presentes en la residencia de Olivos.

«Vine aquí a abrir los brazos para que todos nos unamos en busca de ese destino común. No vengo a instar un discurso único, sé que hay diversidad y la propicio, de todo tipo, género e ideológica. La celebro, no me afecta, lo que necesito sí es que sea llevada adelante con responsabilidad», aseguró el jefe de Estado en su discurso.

En sintonía, Fernández apuntó que la responsabilidad «primera es no mentir, decir la verdad y respetarnos» y añadió; «El primero que quiere eso es el Presidente y es otra vez el compromiso que asumo con ustedes».

En cuanto a la pandemia, Fernandez rescató que, en momentos en que «ponía en jaque» a la región, en el país «todos estuvimos de acuerdo en que había que preservar la vida de la gente, desde Jujuy a Tierra del Fuego, y desde Mendoza a la provincia de Buenas Aires».

«Absolutamente todos entendimos que no había un dilema, que no había disyuntiva, que había que preservar la vida y la salud de la gente», remarcó el Presidente y defendió la medida del aislamiento social para, mientras tanto, poder «mejorar el sistema de salud que estaba muy golpeado, para que ningún argentino se quede sin atención sanitaria».

«Todos actúan prontamente y nadie pregunta de qué partido viene, solo preguntamos cómo te ayudo, todos», remarcó el mandatario, quien exhortó a «pasar este momento siempre siendo solidarios».

En otro tramo del discurso, dijo que «ya estamos empezando a reconstruir la Argentina» y señaló a los dirigentes que lo acompañaban, representantes de la producción, la industria, los servicios y el sector gremial.

A su lado estaban, guardado la distancia social como exige el protocolo por el coronavirus, Miguel Acevedo y Carolina Castro, de la UIA; Héctor Daer, de la CGT; Adelmo Gabbi por la Bolsa de Comercio; Eduardo Euernekian, por la Cámara de Comercio y Servicios: Javer Bolsini, de la Asociación de Bancos argentinos; Néstor Szcech, de la Cámara Argentina de la Construcción; y Daniel Pellegrina, de la Sociedad Rural Argentina.

Al convocar a construir la «Argentina del mañana», el Presidente sostuvo que «el odio y la división nos dejó en el lugar que nos quedamos, nos posterga y nos paraliza y nos pone en el peor lugar como seres humanos».

«Ya estamos trabajando con todos los que están aquí y en ese futuro los que trabajan tienen un rol central. Han hecho un enorme esfuerzo y lo valoro mucho lo que han hecho los hombres del sindicalismo por sobrellevar este presente», dijo y agradeció al sindicalismo por «haber entendido la fragilidad de este tiempo».

Asimismo, indicó que «no es verdad que no tengamos futuro y menos cierto es que no tengamos ideas» y agregó: «Este presente no permitió ver las cosas en su real dimensión y ya tenemos mucho más claro por qué nos pasaron cosas y por qué no podemos volver a repetir errores que cometimos en el pasado».

Al inicio de su exposición, Fernández -con una pantalla detrás que mostraba imágenes de todos los mandatarios desde sus provincias- dijo: «Prometí que el Gobierno iba a ser de un Presidente y de 24 gobernadores, que están hoy junto a mí unidos y trabajando para enfrentar lo que nos toca vivir»; y luego, nombró y agradeció a cada uno.

Al jefe de Gobierno porteño, Rodríguez Larreta, uno de los principales dirigentes de la oposición, lo distinguió con un «amigo Horacio», al mencionarlo.

En su discurso, Fernández recordó también a la fallecida cantante popular Mercedes Sosa, cuya voz se escuchó al inicio del acto en las estrofas del Himno Nacional, y puso de relieve que «sufrió las desventuras de la Argentina».

«Era tucumana, del mismo lugar donde la patria gritó su independencia», remarcó, y anunció que «a partir de hoy radio Nacional Tucumán volverá a llamarse radio Mercedes Sosa».

Previo a su mensaje, Fernández dio la palabra al gobernador José Manzur, desde la Casa Histórica de Tucumán, donde se proclamó la Declaración de Independencia el 9 de julio de 1816, y luego se emitió un video para recordar el acta de la Declaración de Independencia, leída por niños de todas las provincias.

En su discurso, Manzur expresó que el jefe del Estado el 10 de diciembre recibió el «país en terapia intensiva y lo agarró la pandemia» y concluyó: «Nos sentimos orgullos y confiamos en nuestro Presidente».

Chicos de todas las provincias leen la Declaración de la Independencia

Lo mostró el presidente Alberto Fernández en el comienzo del acto desde la Residencia de Olivos y lo difundió la cuenta de Presidencia en sus redes sociales.

Treinta y cuatro chicos de todas las provincias leen el acta de Declaración de la Independencia en el video que dio inciio al acto por el Día de la Independencia queencabezó el presidente Alberto Fernández desde la Residencia de Olivos y contó con la participación del Jefe de Gobierno porteño y los 23 gobernadores provinciales.

Las imágenes también fueron difundidas en la cuenta de Twitter Casa Rosada bajo el saludo: «¡Feliz Día de la Independencia, argentinos y argentinas!y se inician con una vista de la Casa Histórica de Tucumán. Luego se suceden los chicos letyendo el acta que firmaron los diputados el 9 de julio de 1816. Algunos de ellos lo hacen en idiomas originarios: qom, quechua, wichi y guaraní.