El reconocido actor Hugo Arana murió hoy a los 77 años tras haberse contagiado coronavirus, informó la Asociación Argentina de Actores a través de su cuenta de Twitter.

«Con gran pena despedimos al compañero actor Hugo Arana. En su prestigiosa trayectoria en cine, teatro y TV ha sido respetado y querido tanto por sus pares como por su público. Acompañamos en este triste momento a su hijo Juan, a sus familiares y seres queridos», fue el mensaje.

Con gran pena despedimos al compañero actor Hugo Arana. En su prestigiosa trayectoria en cine, teatro y TV ha sido respetado y querido tanto por sus pares como por su público. Acompañamos en este triste momento a su hijo Juan, a sus familiares y seres queridos.

Arana había sido internado de urgencia en el Sanatorio Colegiales el 6 de octubre producto de un golpe doméstico y durante el chequeo médico le realizaron el hisopado y confirmaron que era covid positivo.

Había comenzado su carrera en cine en 1970 con el film «El santo de la espada», pero su reconocimiento más popular llegó gracias a un aviso publicitario del vino Crespi.

Sus inicios con la actuación fueron un poco casuales como él mismo contaba: «Un día fui al Centro a comprar tornillos y vi un cartel que decía: ´Hágase actor, centro experimental cinematográfico´. Y me quedé como helado. Yo nunca había visto teatro aunque me gustaba mucho el cine. Estaba desesperado por hacer algo en mi vida».

El 23 de julio de 1965, justo el día en que cumplía 22 años, se inscribió en la escuela: «Yo no tenía ni idea de actuación, pero a los pocos meses ya estaba con un papelito en un escenario en una obra sobre Lee Harvey Oswald, interpretado por Enrique Liporace. Y sentí: nadie me saca más de acá. Era la primera vez que algo me importaba».

Entre clases y escenarios conoció a Marzenka Nowak, el amor de su vida, tan bella como sorprendente, polaca de nacimiento, con un padre líder de la resistencia que actuaba en la clandestinidad contra los nazis.

Con ella estuvo casada desde 1978 hasta 2011 cuando falleció, aunque producto de ese amor intenso que incluyó otros diez años de novio nació Juan Gonzalo Arana.

En cine, Arana filmó más de 40 películas, entre ellas «La tregua», «La vuelta de Martín Fierro», «La historia oficial», «Made in Argentina», «Las puertitas del Sr. López», «El lado oscuro del corazón», «El verso», «Yanka y el espíritu del volcán».

En tanto, en televisión participó en «Papá Corazón», «la banda del Golden Rocket», «Buenos vecinos», «Los exitosos Pells», «Los Sónicos», «Para vestir santos», «Resistiré» y «La Leona».

Sin embargo, el gran éxito que protagonizó Hugo Arana se produjo en «Matrimonios y algo más», donde, dirigido por Hugo Moser, encarnó al Groncho en el sketch «El Groncho y la dama» que protagonizaba con Cristina del Valle». 

Allí también personificó a Huguito Araña, que repetía el estereotipo de homosexual afeminado de esa época y que realizaba entrevistas en las cuales si hablaba con un hombre se hacía el desmayado para tirarse encima de él.

Ese personaje nació en 1982 en plena dictadura y los militares lo quisieron prohibir por considerarlo «un mal ejemplo».

Fue entonces que decidieron «casar» al personaje con el de la actriz Mónica Gonzaga, pero manteniendo su identidad sexual.

Arana confesó siempre que el teatro era su gran pasión y en el escenario participó de una importante cantidad de obras, entre ellas «Baraka», «El saludador», «Filomena Marturano», «La nona», «Made in Lanús» y «Los tutores».

Arana indicaba con humor que él no quería morirse arriba de un escenario porque le preocupaba la conmoción que causaría desplomarse adelante de colegas y del público y que prefería ahorrarles ese mal trago.

«Actuaré hasta que pueda. No estudié teatro toda mi vida por el deber de nada, sino por el placer de la búsqueda de construir una conducta, un carácter», repetía cuando le preguntaban por el tema.

Fuente El Ancasti Digital