Lewis Hamilton no presentó fisuras en su actuación y logró la 91ª victoria de su carrera en el GP de Eifel, una marca que le permitió igualar lo hecho por el mítico piloto alemán Michael Schumacher a lo largo de toda su carrera. El británico brilló tras largar desde la segunda colocación, se apoderó rápido del liderazgo y condujo sin riesgos para ser el ganador del GP.

El hombre de Mercedes adelantó a su compañero de escudería Valtteri Bottas cuando tuvo un error sobre la pista en la vuelta 13 y desde allí comandó sin ningún tipo de problemáticas todo el evento en tierras alemanas. Terminó secundado por Max Verstappen de Red Bull Racing y Daniel Ricciardo de Renault.

Minutos antes de la premiación oficial se vivió un momento emotivo cuando Mick Schumacher entró para darle un casco de su padre a Hamilton por haber igualado su emblemática marca.

La 11ª fecha del calendario tuvo la particularidad de contar con varios abandonos que protagonizaron el mencionado Bottas, Esteban Ocon, George Russell, Alexander Albon y Lando Norris.

También tuvo una destacada actuación de Nico Hulkenberg, quien reemplazó a último minuto en Racing Point a Lance Stroll y no pudo clasificar. Largó en la última posición y llegó en el octavo puesto. El mexicano Checo Pérez finalizó 4° y el español Carlos Sainz llegó 5°.

El otro punto destacado fue con una nueva actuación frágil de los pilotos de Ferrari, más allá de que Charles Leclerc se ubicó séptimo. Sebastian Vettel, que tuvo problemas en algunas de las vueltas, terminó en la 11ª posición.

Fuente El Ancasti Digital