Al finalizar el rezo del Ángelus este domingo 11 de octubre, el Papa Francisco recordó al Beato Carlo Acutis como un «enamorado de la Eucaristía» que enseña a los jóvenes de hoy que “la verdadera felicidad se encuentra poniendo a Dios en primer lugar» y sirviendo al prójimo.

El Santo Padre se refirió a la beatificación de Carlo Acutis con estas palabras:

«Ayer, en Asís, fue beatificado Carlo Acutis, un chico de quince años, enamorado de la Eucaristía. No se instaló en una cómoda inmovilidad, sino que comprendió las necesidades de su tiempo, porque en los más débiles vio el rostro de Cristo. Su testimonio indica a los jóvenes de hoy que la verdadera felicidad se encuentra poniendo a Dios en primer lugar y sirviéndole en nuestros hermanos, especialmente en los más pequeños. ¡Un aplauso al nuevo joven Beato!».

En la Exhortación Apostólica post-sinodal a los jóvenes “Christus Vivit” (2019), el Papa Francisco también recordó a Carlos Acutis. 

Escribió que “es verdad que el mundo digital puede ponerte ante el riesgo del ensimismamiento, del aislamiento o del placer vacío, pero no se debe olvidar que hay jóvenes que también en estos ámbitos son creativos y a veces geniales». «Es lo que hacía el joven venerable Carlo Acutis«, aseguró el Papa.

“Él sabía muy bien que esos mecanismos de la comunicación, de la publicidad y de las redes sociales pueden ser utilizados para volvernos seres adormecidos, dependientes del consumo y de las novedades que podemos comprar, obsesionados por el tiempo libre, encerrados en la negatividad. Pero él fue capaz de usar las nuevas técnicas de comunicación para transmitir el Evangelio, para comunicar valores y belleza”, comentó el Santo Padre del ahora Beato.

Finalmente, dijo que Carlo “no cayó en la trampa”, al ver que muchos jóvenes terminaban “siendo más de lo mismo, corriendo detrás de lo que les imponen los poderosos a través de los mecanismos de consumo y atontamiento”.

“De ese modo, no dejan brotar los dones que el Señor les ha dado, no le ofrecen a este mundo esas capacidades tan personales y únicas que Dios ha sembrado en cada uno. Así, decía Carlo, ocurre que ‘todos nacen como originales, pero muchos mueren como fotocopias’”. No permitas que eso te ocurra”, exhortó el Papa Francisco.

Carlo Acutis falleció en 2006 de leucemia cuando tenía 15 años y es conocido como el “ciberapóstol de la Eucaristía”.

La ceremonia de beatificación fue presidida por el Cardenal Agostino Vallini, Legado Pontificio para las basílicas de San Francisco y Santa María de los Ángeles de Asís.

En su homilía, el Cardenal Vallini destacó que Carlo Acutis “era un joven normal, sencillo, espontáneo, simpático, amaba la naturaleza y los animales, jugaba fútbol, tenía muchos amigos de su edad, se sintió atraído por los medios modernos de comunicación social, apasionado por la informática y autodidacta construyó programas para transmitir el Evangelio, comunicar valores y belleza. Tenía el don de atraer y fue percibido como un ejemplo”.

Con esta oración puedes pedir la intercesión del Beato Carlo Acutis

Luego de la alegría con que se ha recibido la beatificación de Carlo Acutis, cada vez más personas preguntan cuál es la oración oficial para pedir su intercesión ante el Señor.

A continuación publicamos la oración oficial para solicitar su intercesión y así su pronta canonización:

Oh Dios, nuestro Padre,
gracias por habernos dado a Carlo,
modelo de vida para los jóvenes
y mensaje de amor para todos.

Tú haz hecho que se enamore
de tu hijo Jesús,
haciendo de la Eucaristía
su “autopista hacia el cielo”.

Tú le has dado a María
como Madre muy amada,
y haz hecho que con el Rosario
se convirtiese en un cantor de su ternura.

Acoge su oración por nosotros.

Mira sobre todo a los pobres,
a quienes él amó y ayudó.

También a mí concédeme,
por su intercesión,
la gracia que necesito…

Y haz que nuestra alegría sea plena,
conduciendo a Carlo entre los beatos
de tu Santa Iglesia,
a fin de que su sonrisa
siga resplandeciendo para nosotros
para gloria de tu nombre.

Amén.

Rezar un Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Imprimatur + Mons. Domenico Sorrentino