La segunda ola de la pandemia azota con fuerza a Europa empujando a los países a retomar las restricciones para evitar la propagación del coronavirus entre la población.

El presidente francés, Emmanuel Macron, evalúa declarar hoy el toque de queda. Varios líderes de la oposición dieron a entender que no se opondrán a un eventual toque de queda, que según diversas filtraciones del entorno de Macron a la prensa es una de las opciones barajadas.

El jefe de Estado de Francia hará los esperados anuncios durante su entrevista en los dos principales canales de televisión a partir de las 20 (hora local).

El secretario general del partido conservador Los Republicanos, Aurélien Pradié, afirmó hoy que «el reconfinamiento local es imposible» por el impacto social y económico que tendría y por eso «hay que buscar otras soluciones». Consultado por la radio France Info sobre un toque de queda, Pradié dijo que su partido apoyará «todas las decisiones que se tomen».

No obstante, a continuación hizo notar que las «decisiones brutales» que ahora hay que adoptar son consecuencia de la «inacción»: «Este Gobierno ha sido incapaz de estar a la altura durante meses», dijo, citado por la agencia de noticias EFE.

Entre tanto, París y Marsella, junto a otras grandes ciudades y regiones, se encuentran en estado de alerta máxima desde el domingo 4 de octubre. Sin embargo, esa declaración no ha tenido los efectos disuasivos esperados. En líneas generales, los bares, restaurantes y establecimientos de vida nocturna, han seguido funcionando de manera casi normal. Y el gobierno teme que esa «vida social intensa» haya tenido efectos indeseables en la propagación del virus.

En Alemania

Entre las medidas de Alemania figuran la imposición de horarios de cierre para bares y restaurantes, según el proyecto de acuerdo negociado hoy por la canciller y los dirigentes de las 16 regiones alemanas. 

Estas restricciones entrarán en vigor en las zonas donde la tasa de contagio llegue a 35 casos por 100.000 personas durante siete días consecutivos, en lugar de 50 por 100.000, como prevalecía hasta ahora.

Estas medidas tienen como objetivo frenar el aumento de nuevos casos que se está registrando desde hace varios días. El miércoles, Alemania anunció 5132 nuevos contagios declarados en 24 horas, es decir el mayor incremento desde hace seis meses, según el instituto de vigilancia epidemiológica Robert Koch.

En las zonas donde la tasa de contagio será superior durante al menos una semana a 50 por 100.000, se impondrán «sistemáticamente» nuevas restricciones, como la limitación de reuniones privadas, según el proyecto de acuerdo. El número de personas que pueden reunirse no fue precisado.

Para las empresas afectadas por estas medidas, el gobierno y las regiones prometen ayudas financieras. Este proyecto describe la lucha contra la pandemia como una labor de «dimensión histórica».

«Tenemos actualmente la posibilidad de influir positivamente en la tasa de contagio en Alemania. Esto exige una gran determinación y la voluntad de la sociedad en su conjunto», resume el documento.

En España

En España, los bares y restaurantes de Cataluña cerrarán al menos durante 15 días a partir de la noche del jueves para frenar la progresión de la epidemia de Covid-19, anunciaron las autoridades de la región española hoy.

Es una «medida dolorosa (…) pero necesaria», afirmó en una intervención el presidente regional encargado, Pere Aragonés. Cataluña se une así a otras regiones como Madrid, Andalucía, Navarra o Galicia donde se han decretado medidas para combatir el alza de los contagios. En España, el coronavirus ya se ha cobrado ya 33.000 vidas.

Fuente El Ancasti Digital