Integrantes del cuerpo de Bomberos Voluntarios de Fray Mamerto Esquiú, iniciaron ayer, una campaña mediante la cual buscan recaudar fondos para comprar la primera autobomba para su cuartel. 

En diálogo con El Ancasti, el presidente de la asociación Javier Cejas explicó que “la colecta se realiza casa por casa, para ello vamos a llegar uniformados, con identificación personal, y con una planilla donde registraremos todos los datos del donante con el monto aportado, por lo que pedimos a la gente que no entregue nada a quien no porte nada de esto”, indicó al tiempo que añadió que los aportes también se pueden realizar mediante transferencia bancaria a la cuenta CBU N° 0110706940070606557330, o bien pueden solicitar la presencia de un integrante del cuerpo al domicilio comunicándose al teléfono 3834556360, o por medio de un mensaje en la página de Facebook de la asociación, y aclaró que “con lo recaudado se busca comprar un vehículo que podamos adaptar como autobomba”, manifestó Cejas. 

La institución -que por su cercanía trabaja en conjunto con los bomberos voluntarios de Valle Viejo y la Brigada de Incendios Forestales- considera que esta unidad será una ayuda, un granito de arena con el que podrán brindar a los pobladores del departamento y zonas aledañas un mejor servicio, teniendo en cuenta que ya cuentan con un cuerpo armado, pero carecen de las herramientas necesarias para poder asistir durante las contingencias. Días atrás este diario dio a conocer que los voluntarios salen del cuartel con sus herramientas hacia el lugar donde deben intervenir en sus motos particulares “para ir ganando tiempo”, hasta que llega un autobomba de Valle Viejo o capital para plegarse en el trabajo. 

Este cuerpo lleva tres años de haberse formado y es el primero con el que cuenta esta zona, creado por ciudadanos que cotidianamente se capacitan para las labores de rescate y de apagado de incendios.  

Hace pocos meses lograron obtener la personería jurídica, con lo que anhelan tener beneficios para poder contar con el equipamiento necesario. Actualmente cuentan con una sede que utilizan para reunirse y como base, cuya habitación les presta un vecino.