El primer papamóvil a hidrógeno es una realidad. Sobre la base del modelo Toyota Mirai la firma japonesa desarrolló dos unidades especialmente adaptadas para trasladar al Papa Francisco. Sin emitir gases contaminantes.

Las unidades fueron donadas por la automotriz a la Conferencia de Obispos Católicos de Japón (CBCJ) para la visita del Papa a Japón en noviembre del año pasado. Ahora se las entregaron en Ciudad del Vaticano y podrá utilizarlas cuando guste.

El Mirai, es un modelo a hidrógeno que está a la venta en mercados como Japón o Alemania, es un sedán de corte familiar que recibió varias transformaciones sobre todo en su estructura. Ahora mide 5,1 metros de largo.

El cambio más obvio es el techo, que fue recortado para alojar el espacio donde Francisco puede ir parado y protegido. La estructura en total mide 2,7 metros de alto.

La entrega de las unidades fue con presencia de autoridades de Toyota Italia, Toyota Europa, Toyota Japón, el embajador del país asiático y personal del Vaticano.