Aproximadamente a las 9.30, las distintas organizaciones sociales y agrupaciones políticas fueron reuniéndose frente al edificio del Obispado, en calle San Martín. «Asamblea Ni Una Menos», «Barrios de Pie», «Plenario de Trabajadoras», «MST» cortaron la calle con cánticos dirigidos a la «iglesia encubridora» y el reclamo de cárcel común para los tres sacerdotes que están acusados de haber abusado sexualmente de adolescentes: Juan de Dios Gutiérrez, Renato Rasguido y Moisés Pachado.

Sobre este último caso la noticia de la suspensión de la audiencia en la Cámara de Apelaciones provocó bronca. La audiencia fue reprogramada para el 9 de noviembre.

«Hoy esperábamos una audiencia que por fin llevará al banquillo al sacerdote Pachado. Estamos convencidos que ese retroceso de la Justicia se debe a la presión del movimiento feminista y de la sociedad en general que condena y repudia todo abuso sexual cometido hacia las infancias», señaló Laura García, de Ni Una Menos en diálogo con Multimedios Ancasti.

En relación al caso Pachado, García acotó que «es muy común en los pueblos del interior, la gente tiene plena confianza en los curas párrocos de sus iglesias  que se suponen deberían ser gente de bien del pueblo. Justamente se aprovechan de esa situación».

La columna, integrada casi en su totalidad por mujeres, se dirigió por calle San Martín hacia el Este y se detuvo frente a la fachada de Apelaciones.

En la marcha participaron además la víctima del abuso sexual perpetrado por el intendente Enrique Aybar y la madre de la Brenda Micaela Gordillo, la joven asesinada en marzo pasado.

Rasguido a juicio

Por otro lado, se conoció que se realizó el pedido de elevación a juicio de la causa que tiene como imputado al sacerdote Renato Rasguido, quien está imputado por cuatro abusos sexuales cometidos contra un adolescente andalgalense.

La fiscala de la Segunda Circunscripción Judicial, Marta Nieva, firmó el requerimiento la semana pasada y las partes ya fueron notificadas. 

Es la tercera vez que desde la Fiscalía se hace el pedido de citación a juicio. En las dos ocasiones anteriores la Cámara de Apelaciones había declarado la nulidad. La causa es de 2014.