La embajada argentina en Reino Unido recibió un mail que alertaba sobre el paso de un cargamento de nitrato de amonio con origen en Encarnación, Paraguay, para un atentado contra la comunidad judía.