Varias horas de tensión y desconcierto se vivieron en la noche del jueves, en Añatuya, provincia de Santiago del Estero, donde había desaparecido la corona de la Virgen del Valle.

Según el porta El Liberal, el hecho fue denunciado por el mismísimo Obispo José Luis Corral, en la dependencia policial de la Comisaría 41°, por la tarde. En ese momento no sospechaban de nadie, sólo había preocupación por recuperar tan valioso elemento que faltaba en la Catedral de esa ciudad.

Hacia la noche, la policía recibió un llamado telefónico que alertaba sobre la ubicación de la corona, en un domicilio del barrio Rivadavia. Aunque no se especificaron más detalles, se supo que habría sido llevada por una mujer con retraso madurativo y luego la familia la devolvió.

El objeto fue restituído al Obispado, cuyos representantes luego agradecieron a través de las redes sociales a la policía y llevaron tranquilidad a la comunidad.

Fuente La Unión Digital