El Gobierno nacional fijó para el próximo 1 de marzo a las 12 la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso de la Nación, según el decreto 120/2021 publicado en el Boletín Oficial.

«La apertura de las Sesiones Ordinarias del Honorable Congreso de la Nación correspondientes al año en curso se realizará el día 1° de marzo próximo a las 12.00 horas», dice el artículo 1 de la norma conocida este sábado, que lleva las firmas del presidente Alberto Fernández y el jefe de Gabinete Santiago Cafiero.

Según se informó el viernes, el Presidente y miembros de su gabinete, así como los integrantes de la Corte Suprema de Justicia, serán los únicos funcionarios ajenos al Poder Legislativo que estarán presentes en el recinto de sesiones de la Cámara de Diputados durante la asamblea de apertura del 139 período de sesiones.

Así lo resolvieron las autoridades del Parlamento, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, a través de un comunicado oficial que fue difundido el viernes.

La apertura del nuevo período de sesiones ordinarias del Congreso se realizará en el marco de la pandemia, por lo que se hará necesario, según se indicó, «dar estricto cumplimiento a todas las medidas sanitarias que garanticen el cuidado de la salud de todas las personas que participen, debiendo asegurarse también el normal desenvolvimiento de la actividad legislativa».

Por ello, se decidió llevar a cabo la Asamblea Legislativa sin invitados. Los únicos ajenos a la actividad parlamentaria serán el Presidente de la Nación, su Gabinete de Ministros y miembros de la Corte Suprema de Justicia.

Los mandatarios provinciales podrán seguir el discurso en forma remota y estarán presentes a través de las pantallas dispuestas en el recinto de la Cámara de Diputados.

No obstante, la sesión de Asamblea se llevará a cabo bajo la modalidad mixta presencial y remota, por lo que se prevé la presencia de Fernández de Kirchner y de Massa, así como de las autoridades de ambas Cámaras y una cantidad limitada de legisladores.

El resto participará a través de la plataforma Webex, de la misma manera en que se realizaron las sesiones remotas durante el 2020.

La prensa estará presente, pero se restringirá su acceso.»Dado el reducido espacio con el que se cuenta, y la necesidad de garantizar que en el mismo pueda respetarse el distanciamiento social, las acreditaciones serán acotadas y se dará prioridad a los medios parlamentarios con acreditación permanente, a los canales de televisión con transmisión en vivo y a las agencias nacionales e internacionales», señala el documento.

Asimismo, la cobertura audiovisual y fotográfica estará a cargo de los equipos de comunicación del Congreso de la Nación en forma exclusiva.

Los periodistas sólo podrán permanecer en el salón de Pasos Perdidos; el salón Delia Parodi y el palco de prensa del recinto de Diputados.