La herramienta propuesta examina las actividades en línea que una persona fallecida realizó mientras estuvo viva, para crear un “émulo virtual”.

Cabe señalar que no se trata de un desarrollo confirmado, aunque tampoco de una quimera.

Los documentos patentados por la empresa describen que el chatbot podrá emular a la persona fallecida analizando su huella digital.

Una inteligencia artificial revisará imágenes, publicaciones en redes sociales, audios y correos electrónicos para conocer sus formas de hablar, sus inflexiones y sus modismos y, de esa forma, generar una especie de clon virtual.

El patentamiento menciona la posibilidad de crear modelos en dos y tres dimensiones, usando fotos y videos de esa persona.

La idea, además, trasciende a la comunicación con los muertos. “La persona podría corresponder a una entidad presente o pasada (o una versión de ella) como un amigo, un familiar, un conocido, una celebridad, una figura histórica, un personaje de ficción o una entidad aleatoria”, explica la patente.

Las tecnologías que permiten interactuar por medios digitales con personas fallecidas tienen un nombre: “briefbots”, algo así como “bots para el duelo”.

La propuesta de Microsoft no es ni la primera ni la única. Compañías como Replika y Luka ya ofrecen tecnología de esa especie.

Las polémicas no se han hecho esperar. ¿Es ético usar un sistema automatizado para “revivir a los muertos»? ¿Qué ocurre con la privacidad de la información que necesitan para funcionar? ¿Es apropiado que una persona que atraviesa un duelo converse con un ser querido que falleció?

FuenteCadena 3
Artículo anteriorTinogasta detecta 3 nuevos casos confirmados de coronavirus, 3 altas médicas y Fiambalá detecta uno
Artículo siguienteAlberto Fernández abrirá las sesiones ordinarias sin público ni invitados especiales