En este dramático cuadro de situación el presidente Jair Bolsonaro puso este martes en funciones en un acto fuera de agenda al nuevo ministro de Salud, el cardiólogo Marcelo Queiroga, mientras su ahora antecesor, el general en actividad Eduardo Pazuello, negocia su permanencia en otra área del Gobierno para no perder fueros, ya que está investigado por negligencia frente a la pandemia.

El acto se realizó en el despacho de Bolsonaro, estaba fuera de la agenda del presidente y la nominación debe ser publicada en el Diario Oficial de la Unión, el boletín oficial de Brasil.

El estado de cuarentena y de colapso hospitalario en gran parte del país, por ejemplo, provocó la caída de los homicidios en Río de Janeiro durante febrero a niveles históricos, mientras que, en Natal, capital del estado de Río Grande do Norte, este lunes dos hombres armados fueron detenidos luego de robar 20 dosis de vacuna contra el coronavirus de una sala de primeros auxilios.

La provisión de oxígeno se transformó en una de las agendas de Brasil: incluso la multinacional Ambev anunció que transformará una fábrica de cerveza en Riberao Preto, San Pablo, en una planta productora de oxígeno hospitalario para el estado San Pablo, que este martes superó los 1.000 muertos en 24 horas, un récord que llevará a Brasil a cumplir en próximas horas los 300 mil fallecimientos por Covid-19.

En San Pablo, la municipalidad colocó torres de iluminación en cuatro cementerios públicos de la ciudad para realizar los entierros y le pagará horas extras al personal funerario para cumplir con la demanda en horario nocturno.

El periodista chileno radicado en Brasil, Patricio De la Barra, contó a Cadena 3 sobre la situación: “Son los 12 peores días de la pandemia, las nuevas cepas son unas de las causantes de la cantidad de contagiados, que ya supera los 12 millones».

En tanto, el Ministerio de Salud envió un oficio a la fiscalía general de la República alertando sobre la posibilidad de colapso por falta de oxígeno en cinco estados, teniendo en cuenta que, en el Gran Porto Alegre, en Río Grande do Sul, fronterizo con Argentina y Uruguay, seis personas murieron el fin de semana luego de que se cortara el circuito de distribución de oxígeno a camas UTI.

Los estados en «situación crítica» de oxígeno son Acre, Rondonia, Amapá (norteamazónico), Mato Grosso (centro-oeste) y Ceará y Río Grande do Norte (noreste), luego de que el país viviera la crisis por falta de oxígeno en Manaos, estado Amazonas, donde los pacientes con coronavirus morían asfixiados, en sus camas de hospital.

San Pablo y Río Grande do Sul son los estados donde se registran muertos en las enfermerías por falta de tiempo para tener una cama de terapia intensiva.

Por su parte, el periodista Valtemir Soares desde Curitiba indicó: “Estamos con un cierre tota hace una semana y se prorrogará una semana más, los 15 hospitales de la ciudad están con las camas UTI 100% ocupadas”.

Esta segunda ola que desde febrero golpea a todo Brasil está influenciada por la variante P1, surgida en noviembre en Manaos.

Un estudio preliminar de Fiocruz, el laboratorio público federal, indicó que las aglomeraciones recurrentes pueden ser el espacio ideal para la generación de nuevas variantes en territorio brasileño.

Luego de que el país se impactara con la imagen grabada por médicos de un paciente con Covid-19 muriendo sin cama, en el piso, intubado, en un hospital de Teresina, Piauí, en Brasilia la situación es de alarma.

Imágenes grabadas por los médicos de hospitales en Guará y Ceilandia, en la región del entorno del distrito federal, mostraron cadáveres de víctimas de coronavirus en pasillos debido a que está saturado el servicio funerario y de cámaras frigoríficas en la capital.

Brasilia anunció la convocatoria remunerada por un año de contrato a personal de salud de todas las disciplinas jubilado o fuera del mercado de trabajo porque el paso siguiente al colapso hospitalario está siendo la falta de trabajadores de salud para atender las camas de UTI provistas por el Gobierno federal.

La entidad que reúne a las funerarias privadas anunció la semana pasada que fue determinado el trabajo durante 24 horas para el traslado de fallecidos y la operatoria para los entierros.

Informe de Marcos Calligaris.

Artículo anteriorEl Gobierno Provincial aportó más de 21 millones de pesos para el servicio de transporte escolar en municipios
Artículo siguienteMurió el primer cordobés contagiado con la cepa británica