Frente a una nueva Semana Santa que el mundo vivirá en medio de la crisis por la pandemia de coronavirus COVID-19, el sacerdote mexicano Hugo Valdemar destacó qué es lo que podemos aprender y lo que Dios nos quiere decir en este tiempo.

En diálogo con ACI Prensa, el P. Valdemar, canónigo penitenciario de la Arquidiócesis Primada de México, señaló que vivir estos días santos por un año más con la pandemia nos enseña que “no somos invencibles, que estamos necesitados de salvación y redención”.

Además, indicó, la crisis que vive el mundo nos muestra “que solo unidos a Dios, a Cristo el Señor, es posible vencer el pecado y la muerte”.

“Que hoy, más que nunca, estamos necesitados de reconocer que sin Dios, sin su inmenso amor manifestado a través de Jesús, estamos destinados a la ruina y la muerte. Que solo Jesús puede salvarnos y que está dispuesto a hacerlo para quien clama a Él y pide su auxilio y misericordia”, expresó.

La Semana Santa, que comienza este 2021 con el Domingo de Ramos, este 28 de marzo, y culmina en Domingo de Resurrección, el 4 de abril.

De acuerdo a la universidad estadounidense especializada en medicina Johns Hopkins, al 26 de marzo de este año se han confirmado en todo el mundo cerca de 126 millones de casos de COVID-19 desde que inició la pandemia.

Además, se han registrado más de 2,7 millones de muertos a nivel mundial.

El P. Valdemar animó a que los católicos no olvidemos que los que vienen “son días santos, como antiguamente se decía. Son días de ‘guardar’, es decir son espacio para reservar nuestro tiempo a Dios”.

“Es verdad que se vivirá una Semana Santa llena de restricciones, las más de ellas absurdas y ridículas a las que se han plegado muchos pastores de manera acrítica”, lamentó.

“Pero independientemente de la asistencia a los templos, se debe buscar el espacio para participar, ya sea con los medios de comunicación o a través de las diversas transmisiones. O, todavía mejor, de manera personal y familiar”.

Estos días, alentó, se deben vivir “reflexionado , orando, contemplando a través de las Sagradas Escrituras la pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo”.

El P. Valdemar alentó además a asistir a Misa donde sea posible, y siguiendo las medidas de cuidado de la salud para prevenir contagios.

“Por supuesto, nada suple a la participación activa en las celebraciones santas de estos días. En realidad, la participación virtual no suple nunca la presencia física”, explicó.

Esta participación virtual, precisó, “funciona solo a manera de paliativo litúrgico, pero no tiene validez. Pero como solemos decir, peor es nada”.

“Sin embargo, ahí donde es posible participar, los fieles cristianos no se deben privar de recibir todas las gracias que nos da participar de estas grandes celebraciones”, expresó.

Artículo anterior¿Qué sentido tienen y por qué deben usarse las palmas en el Domingo de Ramos?
Artículo siguienteEn La Rioja confirmaron 610 casos de dengue y hay alarma