Las Cámaras de Turismo de Santa María, Belén, Tinogasta y Fiambalá solicitaron  medidas coordinadas al Gobierno provincial y pidieron que se dote de recursos al Ministerio de Turismo para poder impulsar la actividad que viene cada vez peor desde el inicio de la pandemia. Aseguran que tras 4 meses de haberse habilitado el turismo en la provincia aún no pueden repuntar, no solo por la falta de turistas sino por las contradicciones que existen en los protocolos vigentes.

“Las autoridades públicas deben trabajar en forma urgente para revertir la realidad que castiga a nuestra provincia y prestadores.

Uno de ellos es la unificación de criterios en materia de requisitos de ingreso a los pueblos y territorio provincial ya que desde diciembre hay muchas localidades que toman decisiones arbitrarias que contradicen a lo dispuesto por el Ejecutivo provincial, con exigencias que atentan contra la llegada de turistas. Se corre con desventaja en relación con provincias vecinas, ya que en otros destinos los requisitos son mínimos y eso hace que la elección de los visitantes no sea por Catamarca.

Se siguen poniendo trabas al turismo, cuando está por de más demostrado que éste no ha sido el propagador del virus en nuestra provincia y los casos que siguen apareciendo tienen relación directa con la población local, la cual no parece responsabilizarse de sus acciones”, explicaron en un extensa misiva para visibilizar su problemática.

El otro punto que describen los hoteleros es la falta de apoyo en la promoción a pesar de haberse creado un ministerio que debería velar, según su punto de vista, para que la provincia se conozca apoyando a promocionar el destino Catamarca como lo hacen otros ministerios de Turismo del norte argentino. 

“El Ministerio de Turismo carece de fondos suficientes para acciones de promoción del destino a nivel nacional por lo que Catamarca ha perdido mucho terreno y posicionamiento en relación con otros destinos. Desde el sector privado vienen demandando más diálogo, más trabajo y más idoneidad en un ministerio que naufraga en incertidumbre y falta de apoyo. Es tiempo de análisis y de trabajo profundo contra reloj para cortar con la estacionalidad, no se puede pensar que con tener turistas en 3 o 4 pueblos de toda la provincia (Fiambalá, Tinogasta, Belén y Antofagasta) durante 3 días en Semana Santa, vamos a salvar el año porque venimos más que golpeados, con casi 360 días de no poder trabajar, cuando se cerraron hoteles y restaurantes, mientras que agencias y artesanos tuvieron que reconvertirse”, expresaron. 

Finalmente, aseguraron que temen que la provincia vuelva a cerrar como en la cuarentena estricta del 2020. “El turismo no contagia si lo hacemos con responsabilidad y hasta ahora hemos estado a la altura de las circunstancias, manifiestan los prestadores turísticos provinciales”, aseguran los empresarios. 
Mientras lamentaron que la provincia no apoye económicamente y que solo tuvieron que ajustarse en su momento a los programas de ATP, los REPRO II pero no por parte del Estado, a pesar de que los privados generan trabajo genuino e invierten en la provincia. 

“Tenemos leyes en la Legislatura provincial esperando que se concreten, todo transcurre con tiempos muy lentos, mientras que nuestros establecimientos se van cerrando a otro ritmo, es por ello que anhelamos la imperiosa voluntad del Estado para que entre todos volvamos a tener la Catamarca Turística que deseamos”, finalizaron.

Fuente El Ancasti Digital

Artículo anteriorLa Rioja en alerta roja: Endurece medidas y restricciones a partir de hoy
Artículo siguienteRaúl y Gustavo analizaron la situación epidemiológica