El viernes se conoció la noticia de la muerte del príncipe Felipe. Retirado de la vida pública desde hacía ya tiempo, tenía 99 años, y en el último tiempo su estado de salud se había agravado. Mientras se realizan los preparativos para el funeral, el cual será modesto debido a las condiciones epidemiológicas que atraviesa el Reino Unido por la pandemia, se supo que la Reina Isabel II siente “un gran vacío” en este momento.

“Ella lo describe como un gran vacío en su vida”, aseguró el príncipe Andrés ante una serie de preguntas que le hicieron desde la prensa luego de una misa en homenaje al duque de Edimburgo, la cual tuvo lugar este domingo en la Capilla Real de Todos los Santos, cerca del castillo de Windsor.


En esa misma línea, el duque de York agregó: “Nosotros, la familia más cercana, estamos con ella para asegurarnos que tiene nuestro apoyo. Como cabía esperar, la reina es una persona increíblemente estoica”.

Asimismo, se refirió al apoyo que recibió la familia real en estas horas y destacó la figura de Felipe: “Los mensajes que estoy recibiendo son extraordinarios y quiero expresar lo agradecido que estoy yo, y todos nosotros. Fue un hombre extraordinario”.


Andrés remarcó que el conjunto de la sociedad británica atraviesa una “gran sensación de pérdida” colectiva ante las decenas de millas de muertes que provocó la pandemia de coronavirus. “Estamos todos en el mismo barco. Mucha gente ha perdido a sus seres queridos”, precisó. Más allá de este mensaje, aclaró que Felipe no murió por COVID-19.

Por su parte el príncipe Eduardo, hijo menor de la soberana británica, manifestó su dolor ante la pérdida: “Por mucho que uno trate de prepararse para algo como esto, es una conmoción terrible. Estoy todavía tratando de asumirlo”.

El conde de Wessex, de 57 años, asistió también a la misa en Windsor y declaró: “Debo decir que los extraordinarios homenajes y recuerdos que todo el mundo ha compartido han sido fantásticos. Eso demuestra que él fue nuestro padre, nuestro abuelo o nuestro suegro, pero también fue una persona muy significativa para mucha otra gente”.

En otra ceremonia religiosa dedicada al duque de Edimburgo, el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, afirmó: “Para la familia real, como para cualquier otra, no hay palabras que puedan alcanzar la profundidad de la pena que conlleva su duelo. Todos sabemos que no depende simplemente de un factor de edad o de familiaridad. No queda borrada por la realidad de una muy larga y notable vida, ni tampoco la previsibilidad de la llegada de la muerte puede amortiguar el golpe”.
La reina Isabel II y Felipe estuvieron casados durante 73 años. La boda fue el 20 de noviembre de 1947 y asistieron dos mil invitados. Tuvieron cuatro hijos, (Carlos, Ana, Andrés y Eduardo), ocho nietos y once bisnietos.

Fuente La Unión Digital

Artículo anteriorRaúl y Gustavo analizaron la situación epidemiológica
Artículo siguienteRiver le ganó al líder Colón y se sigue en zona de clasificación