Un bombero acudió a socorrer un terrible accidente automovilístico en Pembrokeshire, Gales, y se encontró con la peor de las sorpresas: su hija había fallecido. La joven tenía 21 años y habían estado reunidos horas previas al siniestro.

Adrian Smith, de 47 años, acudió a tratar de ayudar y rescatar a las personas en un espectacular accidente de tránsito, sin imaginar que se iba a encontrar con que su hija, Ella, había fallecido.

El auto en el que circulaba, que conducía su novio Ashden King, de 22 años, volcó en una curva y de frente fue impactado por otro rodado que transitaba en sentido contrario. La joven murió en el acto. 

La Policía local explicó que Ella murió en el instante, mientras que otras tres personas resultaron gravemente heridas. 

Adrian Smith había visto a su hija unas pocas horas antes, previo a que la joven se fuera a la playa. 

“Estamos completamente devastados por perder a nuestra amada Ella. Era una hija, hermana y nieta muy querida y cariñosa. Era una chica hermosa que todos extrañaremos. Nos gustaría agradecer a todos por su apoyo en este horrible momento, eso significó mucho para toda la familia”, publicó Adrian en medio de la conmoción.

La Policía local junto a los peritos revisan las cámaras para investigar qué fue lo que provocó el vuelco del auto. 

Fuente Cadena 3 Argentina

Artículo anteriorChristian Eriksen deberá ser operado del corazón: se le implantará un desfibrilador automático
Artículo siguienteContinúa la campaña de vacunación Covid-19 en Tinogasta