La brecha de precios de 24 productos de la canasta provenientes del sector agropecuario aumentó un 6% en agosto pasado. El consumidor pagó en la góndola 6,22 veces más de lo que recibió el agricultor por el producto en origen, mientras que la participación del productor en el precio de venta tuvo una leve suba y quedó en 25,2%, según el último informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Por quinto mes consecutivo, la brecha entre lo que pagó el consumidor y lo que recibió el productor por los alimentos en origen presentó un aumento. Pasó de 5,87 en julio a 6,22 en agosto, donde la zanahoria, el zapallito y el limón fueron los productos que presentaron mayores diferencias. De acuerdo con la entidad, la suba mensual del Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD), considerando la estacionalidad de los productos, fue impulsada por una baja de 7% en los precios al productor, mientras en los precios al consumidor bajaron 3,7% en los comercios pymes de cercanía y subieron 1,3% en los hipermercados en los productos analizados.

Los resultados del estudio fueron dados a partir de las variaciones de los precios mensuales de los productos de la canasta en los diferentes estadios como el precio en origen, el precio en góndola en comercios de cercanía y en hipermercados. El dato se conoció tras el cálculo de los precios de origen de las principales zonas de producción y a más de 700 precios de cada producto en destino, relevados en verdulerías, mercados y el monitoreo online de los principales hipermercados del país, en la segunda quincena de agosto por los expertos.

“El brócoli mantuvo una diferencia importante, ya que en verdulerías y almacenes el precio del kilo fue 42,1% menor a los hipermercados. Le siguió la berenjena, con una diferencia de 27,9%. En cambio, en los hipermercados se pudo conseguir la calabaza 23,7% más económica que en los comercios pymes”, indicaron desde la Confederación. En ese mes hubo 12 productos con aumentos en sus brechas y otros 12 con caídas, que determinaron la suba promedio mencionada.

Entre los productos que presentaron una mayor suba mensual en sus brechas, estuvo, por ejemplo, la berenjena que reportó un alza del 80,7%, por una disminución de 48,6% en los precios de origen y de solo 7,1% en los precios al consumidor. Mientras que la cebolla también presentó un incremento del 39,7% por una caída del 31,6% en los precios de origen y de solo 4,4% en destino. “La variación del precio en origen es un arrastre de la fuerte caída que tuvo el precio de la cebolla en junio por exceso de oferta. En un año, el precio de origen bajó 84,2%, un porcentaje que complica la sustentabilidad de los productores”, aclararon.

Los productos que bajaron

En el caso de la papa, la brecha bajó un 18,3% debido al aumento del 15,7% en los precios de origen y la disminución de 5,5% en los precios al consumidor. Asimismo señalan que el limón lo hizo un 36,8% y el brócoli 31,4%. Además se menciona que los de mayores bajas fueron el tomate redondo que lo hizo un 28% debido al aumento del 29,2% que reportaron en los precios de origen y a una baja del 7% en los precios al consumidor.

“El aumento en origen responde a una recuperación de los precios a los niveles previos a julio, cuando las heladas que azotaron a las provincias productoras del norte argentino dañaron parte de la cosecha y esto redujo con ello los precios”, observaron.

Según mencionó el relevamiento de CAME, en el caso del sector frutihortícola, el mismo subió 6,8% en el mes y la brecha promedio se ubicó en 7 veces. En tanto, el IPOD ganadero se mantuvo en 3,24 veces, como pasó en julio. Este índice resultó 53,7% más bajo que el frutihortícola, por lo que amplió nuevamente su brecha frente al mes anterior. En esa línea señalan que la participación del productor en el precio final subió 0,3 puntos porcentuales en agosto, de 24,9% en julio a 25,2% en agosto.

“Las mayores brechas entre precios de origen y destino se dieron en la zanahoria, con una diferencia de 14,7 veces; el zapallito 14,4 veces, el limón 14,3 veces y la naranja 12,4 veces”, señalaron. Además, los productos con menores brechas, en tanto, fueron la frutilla 1,7 veces. En este caso se vio que lograron la mayor participación a través del precio promedio de venta minorista que recibió el productor y que fue del 59,8%. Luego se ubicaron el pollo con 1,8 veces, los huevos 2,1 veces y el ajo 2,3 veces. Mientras que lo peor ocurrió en la zanahoria, donde el productor apenas se llevó el 6,8% del precio que pagó el consumidor.

Fuente Infobae

Artículo anteriorPiden que se preserve el santuario y el entorno de La Gruta
Artículo siguienteProtesta Sobre Ruta 60 en rechazo al Aumento Salarial