En la  audiencia indagatoria, el expresidente Mauricio Macri presentó  ayer un escrito de descargo ante el juez federal subrogante de Dolores, Martín Bava, y se negó a responder preguntas en el marco de la causa por presunto espionaje a familiares de víctimas del ARA San Juan.

Su abogado, Pablo Lanusse, aseguró a la salida de los tribunales de Dolores que Macri «no espió ni mandó a espiar a nadie» y responsabilizó al actual gobierno, al que calificó de «inepto», por la situación judicial del exmandatario.
«Jamás espié ni ordené espiar a alguien», resaltó Macri ante el magistrado.

Lo dijo en un escrito en el que cuestionó al juez de Dolores por el «tinte político» de la causa en su contra y pidió ser sobreseído, más allá de que consideró públicamente que el magistrado ya tiene firmado su procesamiento.

Antes de presentar el escrito, Macri le dijo al juez que «estaba apurado» para resolver su procesamiento antes de las elecciones del 14 de noviembre próximo.

«No quiero hacerlo demorar más», le dijo al juez irónicamente y presentó un escrito de varias páginas.

Para Macri, no existe prueba en su contra y tampoco el juez pudo explicar cómo, cuándo, ni dónde espió: «Jamás utilicé información de inteligencia alguna respecto a familiares del ARA San Juan».

«Soy absolutamente inocente» y «repudio la parodia», fueron otras de las frases del exmandatario en su escrito.

«Además, ha quedado demostrada su carencia de independencia del poder político de turno, como quedó en evidencia luego de la bochornosa audiencia del pasado 28 de octubre del corriente año, que usted tuvo que aceptar -resignado- que debía suspender por un error exclusivo y excluyente del Juzgado a su cargo», le aseguró.

Esto último fue porque en la citación de la semana pasada se suspendió debido a que el juez no había pedido la autorización previa al Poder Ejecutivo para relevar lo a Macri del deber de guardar confidencialidad.

Ahora el juez cuenta con diez días hábiles para resolver si procesa o no a Macri.

Incidente 

Antes de comparecer ante el juez, el expresidente arrancó el micrófono del canal C5N y lo dejó caer al piso. Por Twitter, pidió perdón por el episodio y explicó: «Fue un acto reflejo».

«Mis disculpas por lo que pasó hoy al bajar del auto. Fue un acto reflejo al ver que se me venían los micrófonos encima. Lamento que haya terminado en el agua», escribió Macri en su cuenta de Twitter.

Desde su entorno ratificaron la versión del exmandatario y aseguraron que el incidente fue «involuntario».

En su arribo al juzgado de Dolores, Macri se encontró con numerosos periodistas, camarógrafos, militantes autoconvocados y personal de seguridad. Segundos después de bajar del auto, arrancó el micrófono de la señal de noticias del empresario kirchnerista Cristóbal López, con quien el expresidente sostiene una disputa pública.

El incidente se viralizó rápidamente en las redes sociales y hasta despertó el repudio de representantes políticos, ADEPA condenó la situación y FOPEA le expresó su solidaridad al periodista Nicolás Munafó, movilero de C5N en Dolores.

Según se ve en los registros, Macri tomó el micrófono cuando caminaba hacia la puerta del juzgado y luego lo soltó, dejándolo caer al suelo.

«Se vinieron varios micrófonos encima y quiso ir para adelante sin chocárselos. No se dio cuenta que era C5N», expresaron fuentes cercanas al expresidente.

Denuncia y repudio en redes

Por su parte, el canal C5N ya adelantó que presentará una denuncia contra el expresidente por «robo, daño y agresión».

«Estamos en la comisaría de Dolores, vamos a hacer la denuncia contra Macri por robo, daño y agresión por lo que sucedió este mediodía en el ingreso a la Municipalidad de Dolores», dijo  el periodista Munafó.

Y agregó: «Está clara la imagen de cuando Macri lo agarra y lo tira al piso. Las imágenes lo exponen a él».

Fuente El Ancasti Digital

Artículo anteriorScaloni dio una lista sorpresiva con juveniles
Artículo siguienteAhora buscan canonizar al Beato Mamerto Esquiú