Las altas temperaturas y la acumulación de agua favorecen la reproducción del Aedes aegypti, mosquito transmisor de la enfermedad del Dengue.

Este mosquito se desarrolla en ámbitos domiciliarios (el 85% de los criaderos están dentro de las casas) y tiene un ciclo biológico que comprende varias etapas. La primera es el estado de huevo. El Aedes Aegypti coloca sus huevos en las paredes de los recipientes con agua y estos pueden sobrevivir desde 1 mes hasta 1 año. 

Los huevos en contacto con el agua eclosionan y pasan al estado de larva, luego al de pupa y finalmente llegan al estado adulto.

El transmisor de la enfermedad del Dengue es el mosquito adulto, que no nace enfermo, sino que al picar a una persona con Dengue se infecta y transmitirá la enfermedad a la próxima persona que pique. Por esta razón, desde el Ministerio de Salud de la provincia se recuerda que la acción fundamental para luchar contra el Dengue es la eliminación de los criaderos, no permitiendo que los huevos lleguen a mosquitos adultos. 

Los criaderos pueden formarse en canaletas, jarrones, floreros, gomas de auto, cacharros, botellas y hasta tapitas de envases. Los elementos en desuso deben eliminarse, y los que se utilizan y se encuentren en el exterior deben vaciarse y darse vuelta.

Artículo anterior“Por las características que está mostrando esta variante, probablemente se trate de Ómicron”
Artículo siguienteCasamientos comunitarios en el cierre del año pastoral 2021