La canasta del súper continúa por las nubes. Después de un febrero “caliente”, cuando se registraron aumentos promedio del nueve por ciento, en marzo se resgitró una suba del 12,6 por ciento.

El costo de una canasta de alimentos, bebidas, productos de higiene y tocador para una familia tipo de clase media fue de 46.355,82 pesos, cinco mil más que los que demandó el mes anterior.

Si en febrero las frutas y verduras presionaron fuerte el costo total, en marzo los productos de almacén y los de tocador fueron los que impulsaron el alza.

También subieron los lácteos, el pollo fresco y algunas frutas y verduras, como la naranja o la lechuga. El programa Precios Cuidados contribuyó a “pisar” algunos precios, como los de ciertos cortes de carne, el aceite y la harina.

La dispersión de precios, un fenómeno típico de épocas de alta inflación, también es muy notoria. El mismo producto puede encontrarse con diferencias del 40, del 70 y hasta del ciento por ciento entre un supermercados y otro.

La docena de huevos de color pasó de 212 a 284 pesos, lo que significó un incremento superior al 34 por ciento. Desde el sector aducen que los incrementos en los costos del alimento de las aves inciden en esta fuerte suba.

El aceite de girasol, producto que desde el año pasado se vende cuotificado en la mayoría de los supermercados, sufrió aumentos de casi un 50 por ciento el mes pasado.

Otro ejemplo de fuertes subas: la gaseosa cola de 2,5 litros de la marca más conocida tuvo un alza del 7,4 por ciento el mes pasado. En lo que va del año, ya subió más de un 16 por ciento.

La canasta del súper continúa por las nubes. Después de un febrero “caliente”, cuando se registraron aumentos promedio del nueve por ciento, el relevamiento que mes a mes realiza La Voz en cuatro grandes supermercados de Córdoba registró en marzo una suba del 12,6 por ciento.

¿Por qué aumentan tanto los alimentos?

El costo de una canasta de alimentos, bebidas, productos de higiene y tocador para una familia tipo de clase media fue de 46.355,82 pesos, cinco mil más que los que demandó el mes anterior.

Los alimentos tuvieron otra fuerte suba en marzo. (La Voz)

Si en febrero las frutas y verduras presionaron fuerte el costo total, en marzo los productos de almacén y los de tocador fueron los que impulsaron el alza.

También subieron los lácteos, el pollo fresco y algunas frutas y verduras, como la naranja o la lechuga. El programa Precios Cuidados contribuyó a “pisar” algunos precios, como los de ciertos cortes de carne, el aceite y la harina. Sin embargo, se trata de productos que no se encuentran fácilmente en las góndolas de Córdoba.

Inflación: el Gobierno nacional apuntó contra empresas por la suba de los precios.

La dispersión de precios, un fenómeno típico de épocas de alta inflación, también es muy notoria. El mismo producto puede encontrarse con diferencias del 40, del 70 y hasta del ciento por ciento entre un supermercados y otro.

Lejos de comprar impulsivamente, cada vez más la gente se toma su tiempo a la hora de elegir productos. La Voz lo comprobó al ver a muchas personas observando precios y yendo de una punta a la otra de la góndola, hasta elegir el producto más barato.

“Estos precios son de locos. Pero los aumentos no son sólo en el supermercado. Pasa con todo: el alquiler, la nafta, los servicios… no le echemos la culpa de todo al súper”, dijo Irma mientras empujaba un changuito semivacío por los pasillos de un hipermercado de Estación Rodríguez del Busto.

PAN DESCONTROLADO

El pan experimentó una fuerte suba en marzo. El kilo de pan francés pasó de un promedio de 176,75 pesos en febrero a 279 en los últimos días de marzo, lo que implicó una variación del 57,9 por ciento. Se trata de un alza convalidada por el Gobierno nacional tras la puesta en funcionamiento del Fondo Estabilizador del Trigo Argentino, instrumento cuyo objetivo es “desacoplar el precio del trigo local del internacional”.

Precios Cuidados: los 60 productos que el Gobierno dice que estarán en comercios de barrio.

Esta herramienta busca llevar la bolsa de harina de 25 kilos de los actuales 1.800 o 2.000 pesos a 1.150 pesos, más impuestos. Según expresaron desde el sector, el trigo no tiene mayor incidencia en la formación del precio del pan. En consecuencia, esa modificación “hará que el precio del pan baje sólo 10 pesos”, dijo un experimentado panadero.

El secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, acordó con representantes de las cámaras panaderas que por un plazo de 90 días el precio del kilo del pan esté entre 220 pesos y 270 pesos.

Consultado al respecto, el secretario general del Centro de Industriales Panaderos de Córdoba, Marcelo Caula, reveló que si se mantenía el precio de la bolsa de harina en 1.800 pesos, las panaderías prácticamente no iban a tener ganancias si no subían el precio del pan. “Hay que tener en cuenta otros aumentos de los que no se habla o que la gente muchas veces no ve, como otras materias primas que siguieron aumentando, los servicios o los sueldos de los empleados”, dijo.

Caula, referente en Córdoba de la Asociación de Empresarios y Empresarias Nacionales (Enac), comentó que existe una gran preocupación por un posible faltante de gas en los meses críticos del invierno. El dirigente adelantó que la entidad envió una carta a dos altos funcionarios nacionales para que se garantizara el abastecimiento de este insumo a las panaderías.

Además del pan, en el rubro almacén también subió con fuerza el azúcar. Hasta febrero, y durante buena parte del año pasado, este producto se conseguía a un promedio de 74 o 75 pesos. Pero en marzo dio un salto del 42 por ciento y llegó a 106 pesos.

Las expectativas de inflación de los consumidores rozan el 54%.

La docena de huevos de color pasó de 212 a 284 pesos, lo que significó un incremento superior al 34 por ciento. Desde el sector aducen que los incrementos en los costos del alimento de las aves inciden en esta fuerte suba.

El aceite de girasol, producto que desde el año pasado se vende cuotificado en la mayoría de los supermercados, sufrió aumentos de casi un 50 por ciento el mes pasado.

Otro ejemplo de fuertes subas: la gaseosa cola de 2,5 litros de la marca más conocida tuvo un alza del 7,4 por ciento el mes pasado. En lo que va del año, ya subió más de un 16 por ciento.

Desde el Centro de Almaceneros, Autoservicios y Comerciantes Minoristas de Córdoba, no ocultaron su preocupación por los aumentos de precios. “Hay incertidumbre por la inflación. En un momento en el que vamos dejando atrás las restricciones por la pandemia, ahora golpea la crisis económica. Se actualizan todos los costos y las ventas no acompañan”, sostuvo la gerenta de la entidad, Vanesa Ruiz.

La ejecutiva dijo que en los distintos comercios minoristas hay faltantes de productos, como el aceite, y que las listas con aumentos siguen llegando sin parar. “Sorprenden tanto el aumento como la velocidad a la que suben los precios. Y si hablamos del pan, se trata de un incremento que se siente mucho, porque en épocas de crisis es uno de los productos que más se consumen”, expresó.

Ruiz dijo que una persona adulta consume en promedio 7,2 kilos mensuales de pan. Según el relevamiento del Centro de Almaceneros, el kilo de francés está a 300 pesos en panaderías, aunque aclaró que “en los almacenes siempre estuvo un poco más barato”.

Inflación: el kirchnerismo le pide a Alberto Fernández que vaya al mercado a comprar “bifes y lechuga”.

POLLO “DESCONGELADO”

Entre las carnes fue notorio el aumento del precio del pollo, un producto que viene ganando lugar en la mesa de los cordobeses en virtud del encarecimiento de la carne vacuna. En marzo, el kilo de pollo fresco trepó un 23,4 por ciento con respecto a febrero (cuando ya había aumentado casi un siete por ciento) y se consiguió a un promedio de 233 pesos.

En uno de los supermercados relevados, se vio mucho movimiento en las heladeras donde se exhibe la carne vacuna, fundamentalmente los cortes populares, que están dentro del acuerdo de precios del Gobierno nacional. Estos son: costilla de novillo a 679 pesos el kilo; tapa de asado, a 659 pesos; nalga de novillo, a 819 pesos; paleta, a 649 pesos, y matambre y vacío, a 799 pesos por kilo.

Sólo en lo que va del año ya se encareció más de un 30 por ciento, y si se toma de marzo de 2021 al mismo mes de este año, subió un 65 por ciento.

LÁCTEOS EN ALZA

Los lácteos tuvieron un aumento general del 17 por ciento, con mucha incidencia de los quesos cremoso y rallado, que mostraron subas superiores al 40 por ciento en el último mes. El cremoso de primera marca se consigue a un promedio de 825 pesos el kilo. Se trata de un producto que desde que comenzó 2022 tuvo una escalada superior al ciento por ciento.

El sobre de 35 gramos de queso rallado se consigue a un promedio de 164 pesos. En lo que va del año, subió un 173 por ciento.

La manteca de 200 gramos de primera marca subió un cuatro por ciento y se consigue a 300 pesos. Se trata de un producto que en la lista de Precios Cuidados cuesta 122,99 pesos, aunque es imposible conseguirlo a ese precio.

Por último, el saché de leche de marca reconocida experimentó un incremento del 9,5 por ciento (pasó de 144 a 125 pesos). En lo que va del año, subió más de 20 puntos.

Artículo anteriorTinogasta organizó un emotivo homenaje a excombatientes de la guerra de Malvinas
Artículo siguienteGabriel Boric apoya la Soberanía Argentina sobre Malvinas: «No tengo dudas de qué lado estar»