Desde la comunidad franciscana de Catamarca, compartieron que por segunda vez desde la Beatificación, se abrió la urna que se encuentra en la Catedral de Córdoba y que contienen los restos y reliquias del Beato Mamerto Esquiú para ser venerado por los fieles.

En la mañana del Jueves Santo y durante la celebración de la Misa Crismal se pudo apreciar las reliquias del Beato Mamerto Esquiú.

Donde se puede observar, las cajas de cristales que contienen los restos óseos del Padre Esquiú, otra sus sandalias y hábito y las dos últimas cajas contienen tierra de donde fue sepultado, del Oratorio de Avellaneda.

FuentePrensa Obispado de Catamarca
Artículo anteriorPapa Francisco en la Misa de la Cena del Señor: No se cansen de pedir perdón, Jesús nos espera hasta el final
Artículo siguienteDolarizar la economía sería tan desastroso para Argentina como lo fue para Ecuador, advirtió un ex ministro de Rafael Correa