Este domingo 1 de mayo, día en que la Iglesia celebra la fiesta de San José Obrero, saludo cordialmente a todos los trabajadores y trabajadoras que hoy conmemoran su día. A todos deseo expresarles mi reconocimiento y gratitud por el rol que desempeñan a diario en la construcción de nuestra Patria.

Dice el Papa Francisco: “El trabajo tiene en sí mismo una bondad y crea la armonía de las cosas -belleza, bondad- e involucra al hombre en todo: en su pensamiento, en su acción, en todo. El hombre está involucrado en el trabajo. Es la primera vocación del hombre: trabajar. Y esto le da dignidad al hombre. La dignidad que lo hace parecerse a Dios. La dignidad del trabajo” (Homilía, 1 de mayo de 2020).

A los pies de la Santísima Virgen del Valle, Reina y Señora de nuestros corazones, a quien honramos hoy en el cierre del Septenario en su honor, elevo mi plegaria al Padre Todopoderoso para que a nadie le falte el trabajo digno y pido también especialmente por aquellos hermanos que aún no pudieron acceder a él.

Junto a San José Obrero, el humilde carpintero que colaboró con la obra salvífica de Dios, les imparto mi bendición a cada uno de ustedes y a sus familias.

Mons. Luis Urbanč
8° Obispo de Catamarca
1 de mayo de 2022

FuenteOficina de Prensa del Obispado de Catamarca
Artículo anteriorHomenaje de las familias y serenata a la Virgen del Valle
Artículo siguienteJornada Nacional de reflexión sobre el Sostenimiento de la misión de la Iglesia