Luego de que la tercera ola de coronavirus haya pasado por la Argentina.

En la línea con lo que viene sucediendo en otros lugares del mundo, los nuevos contagios volvieron a subir. En las últimas dos semanas crecieron 36,4%, pero la buena noticia es que la ocupación de camas de terapia intensiva con pacientes con diagnóstico positivo continúa en descenso.

Si bien por primera vez desde el inicio de la pandemia, el sistema de salud está más aliviado, la alarma sigue encendida por la fuerte desaceleración en la campaña de vacunación.

Según datos del Ministerio de Salud relevados por un medio de comunicación Nacional, faltan 14 millones de personas por recibir la dosis de refuerzo, la que resultó fundamental para minimizar el impacto letal de la variante Ómicron durante el verano. La diferencia con ese entonces es la cercanía del invierno y la gran cantidad de enfermedades respiratorias que trae aparejada.

FuenteEl Esquiú
Artículo anteriorLa administración pública nacional vuelve a la presencialidad plena
Artículo siguienteRaúl Jalil asegura la estabilidad laboral y que ningún estatal cobre menos de $65.000