El pasado viernes 6 de mayo, se llevó a cabo el Esquicito, el homenaje de los pequeños de los jardines de infantes al Beato Mamerto Esquiú, en el marco de los actos programados para conmemorar los 196 años de su nacimiento.

Con distintas actividades, los niños acompañados de sus docentes y familias compartieron una alegre y colorida jornada, en la explanada ubicada entre el templo parroquial de San José y la plaza de Piedra Blanca.

Como cierre de esta fiesta de la fe, el párroco de San José de Piedra Blanca, padre Carlos Robledo, les impartió la bendición a todos los presentes.

FuenteOficina de Prensa del Obispado de Catamarca
Artículo anteriorMateada literaria sobre Esquiú y su compromiso ciudadano en El Suncho
Artículo siguienteEl canto coral rindió su tributo al Beato Esquiú en el histórico templo de San José