Mediante el decreto respectivo, el obispo diocesano, Mons. Luis Urbanc, declara el Año Jubilar en la Diócesis de Catamarca por los cuatrocientos años de la canonización de San Isidro Labrador.

En torno a este gran acontecimiento, la Penitenciaría Apostólica de la Santa Sede concede indulgencia plenaria.

El obispo diocesano solicita a los sacerdotes que difundan en sus comunidades el decreto que compartimos a continuación.

EL OBISPO DIOCESANO DE CATAMARCA
VISTO
Que San Isidro Labrador fue beatificado por el Papa Paulo V el día 14 de junio del año 1619 y fue canonizado por el Papa Gregorio XV el día 12 de marzo del año 1622, por lo que, en marzo pasado, se cumplieron cuatrocientos años de la canonización de este gran discípulo de Jesucristo, y
CONSIDERANDO

1º) Que, para celebrar dignamente tan grandes fastos, el Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, Mons. Oscar Ojea, ha solicitado a la Penitenciaría Apostólica que cada diócesis, parroquia y templo puesto bajo el patrocinio del ilustre santo en nuestra Patria pudiese conceder indulgencia plenaria a los fieles a partir del día quince del mes de mayo del presente año hasta el mismo día del año próximo, día en que se celebra su santa memoria.

2º) Que la Penitenciaría Apostólica ha comunicado gustosamente a Mons. Ojea que ha recibido las preces enviadas y que ha sido concedido cuanto se solicita en las mismas.

3º) Que la misma Penitenciaría Apostólica ha permitido anunciar públicamente la buena noticia y ha prometido enviar tan pronto sea posible los decretos correspondientes, y

4º) Que todo ello redunda también en beneficio de nuestra Diócesis, por lo que hemos de disponernos para aprovechar lo más abundantemente posible este don que el Señor nos ofrece,

RESUELVE
1º) Agradecer, en nombre de la Iglesia de Catamarca, la gracia concedida por la Penitenciaría Apostólica.

2º) Declarar en la Diócesis de Catamarca un Año Jubilar por los cuatrocientos años de la canonización de San Isidro Labrador desde el día quince del presente mes de mayo hasta el mismo día del año próximo.

3º) Comunicar que, durante este Año Jubilar, tanto en la parroquia “San Isidro Labrador” cuanto en cualquier templo puesto bajo el patrocinio de este gran siervo del Señor, todos los fieles de la Diócesis pueden verse beneficiados con indulgencias plenarias tantas veces participen en los mismos de la celebración de la Santa Misa, reciban con un corazón bien dispuesto la Sagrada Comunión, eleven súplicas por el Santo Padre Francisco y por sus intenciones, y tengan el propósito de recibir la gracia de la indulgencia.

4º) Solicitar a todos los párrocos y demás sacerdotes que comuniquen a sus feligreses esta noticia que nos llena de alegría e incrementa nuestro común amor al humilde labrador que hizo partícipes de sus inconmensurables riquezas espirituales a sus contemporáneos y a los fieles que se acercaron a él con fraterna y piadosa devoción en el curso de nueve siglos de historia.

5º) Resaltar la insigne figura de San Isidro Labrador, quien, como discípulo ejemplar de Jesucristo, vivió siempre en la comunión de la Iglesia, participó activamente en la vida de la Iglesia madrileña del siglo XII y, como esposo, padre, vecino y labrador, anunció el Evangelio con su santa vida y sus edificantes palabras.

6º) Dése a conocer a quienes corresponda, publíquese, ejecútese y archívese.

Dado en San Fernando del Valle de Catamarca, Sede Diocesana, a doce días del mes de Mayo del Año del Señor de dos mil veintidós.
Luis Urbanč
8º Obispo de Catamarca

FuenteOficina de Prensa del Obispado de Catamarca
Artículo anteriorCenso 2022: comenzó en áreas rurales y en viviendas colectivas de la Provincia
Artículo siguienteEl IMCreP entregó créditos para microemprendimientos y trabajadores