El domingo 15 de mayo, en el inicio del Año Jubilar por los 400 años de la canonización de San Isidro Labrador, el obispo diocesano, Mons. Luis Urbanč, presidió el cierre de las fiestas patronales en la localidad de Retiro, departamento Pomán, jurisdicción de la parroquia Nuestra Señora de la Candelaria.

Los actos litúrgicos dieron inicio a las 9.00 con la procesión desde la gruta de la Virgen del Valle hasta la capilla, donde luego Mons. Urbanč presidió la Santa Misa, concelebrada por el párroco de la zona, presbítero Sergio Chumbita.

Participaron fieles devotos de la comunidad anfitriona como también de otras pertenecientes a la jurisdicción parroquial.

En su homilía, el obispo se refirió al Año Jubilar por los 400 años de la canonización de San Isidro Labrador, tiempo en que el templo local será centro de peregrinación para ganar indulgencias plenarias. También propuso a San Isidro como un ejemplo a seguir, además de ser intercesor, realzando su fe en Dios, quien estaba en primer lugar en su vida. Asimismo, enfatizó que no sólo él vivió la santidad sino también su familia.

En el marco de la celebración eucarística se leyó el decreto del Año Jubilar.

FuenteOficina de Prensa del Obispado de Catamarca
Artículo anteriorLa NASA compartió la foto de una «misteriosa» puerta en Marte
Artículo siguientePago del programa provincial pequeños hogares