La llegada de Eduardo Coudet al Celta de Vigo significó una reestructuración que le permitió al equipo español evitar el descenso y soñar con tener aspiraciones internacionales en el futuro. Tras su debut en Rosario Central y su paso por el Tijuana de México, el Chacho se consolidó en su faceta de estratega con los dos títulos que logró en Racing para luego trascender en el Brasileirao.

Su incursión por el Inter de Porto Alegre arrojó un saldo de 24 victorias, 13 empates y 9 derrotas, cifras que llamaron la atención en la entidad ibérica. No fue casualidad que el DT renunciara a su cargo el 9 de noviembre de 2020 y tres días más tarde firmara con el club de Galicia.

“Con los argentinos somos como hermanos. En nuestra región hay tantas casas de argentinos como de gallegos. Y el Chacho Coudet es un referente. Cuando me fui a reunir con él la primera vez para incorporarlo como entrenador, me habían dicho que estaba loco… pues se habían quedado cortos. Hablamos durante más de dos horas y media, y cuando terminó el encuentro me tuve que ir a andar en bicicleta para despejar la cabeza. Fue tremendo. Sin dudas, creo que es uno de los mejores entrenadores que hemos tenido en los últimos tiempos. Es un líder top, como lo fueron el Toto Berizzo y Luis Enrique”, reveló el Director General del Celta de VigoAntonio Chaves, en diálogo con Infobae.

En su análisis, el dirigente entiende que la continuidad de Coudet será fundamental para dar el salto de calidad. “El Chacho tomó al equipo cuando estaba penúltimo y lo levantó gracias a una buena campaña. Queremos que se quede por mucho tiempo más trabajando con nosotros”, reconoció.

En una temporada en la que el equipo ha quedado en la mitad de la tabla, el directivo sostuvo que “ha sido una temporada exitosa”. Según sus argumentos, “en La Liga hay 17 equipos que pueden pelear por el descenso o por una clasificación a las competiciones internacionales y los tres restantes están por encima del resto”.

Sin embargo, la cara negativa de la moneda se instaló en la ausencia gallega para la próxima edición de la Europa League. “Nos quedó un sabor amargo porque nos hubiera gustado clasificar a un torneo europeo, pero asegurar la permanencia con tanta antelación no es poco. Saber que estaremos un año más en La Liga es una gran satisfacción”, completó Chaves.

La realidad de la institución celeste es ajena a la que vivió durante el 2008, cuando atravesó una de sus peores crisis financieras y deportivas. “Hace 14 años estábamos en una situación muy crítica, con una deuda de 90 millones de euros, en Segunda División y con un modelo que no era sustentable. Fue un precio muy elevado para los buenos momentos del 2000″, detalló el dirigente en referencia a la pretenciosa inversión que habían realizado los directivos, que los llevó a jugar la Champions League.

Casi una década y media después, el club gallego se afianzó gracias a un modelo innovador. “La solución se basó en tres pilares: incorporar talento en la comisión directiva, apostar por los juveniles y evolucionar nuestras bases con el sentido de pertenencia”, sintetizó Chaves. Y agregó: “Hoy tenemos proyectos ambiciosos a través de La Liga Impulso. Se trata de recibir un apoyo externo que potencie otro tipo de mercados, similar a lo que ocurre en la NBA. Veníamos de una crisis y ahora podemos sustentarnos. En la actualidad estamos en la búsqueda de socios industriales en logística, estrategia e inversión para poder explotar nuestros recursos. También tenemos un equipo de trabajo en la captación de jugadores jóvenes con talento en México, Estados Unidos y Canadá”.

Las ideas de expansión también abordan las obras en sus instalaciones, como la construcción de la Ciudad Deportiva, que “hoy es una realidad”. “Contamos con un restaurante catalogado con una estrella Michelín, una policlínica, una residencia y un bar. Es un modelo que va más allá del fútbol, porque además hay un laboratorio y una Universidad del Deporte. Son 300.000 metros cuadrados en los que hay un centro de producción donde se monitorean a 6.000 niños que el día de mañana puedan llegar a ser futbolistas profesionales”, detalló el directivo con orgullo.

Finalmente, en cuanto a su visión de los argentinos que se destacan en el plantel actual, Chaves advirtió que “a Franco Cervi le ha costado adaptarse”, pero confía en lo que podrá hacer el ex Rosario Central el próximo año: “En esta parte final de la temporada ha demostrado que aportará muchísimo en el futuro. Cuando uno lo ve en el campo, siente que juega a otra velocidad”.

En cambio, la realidad de Augusto Solari es distinta, dado que el Chacho no le ha dado tanta participación como cuando compartieron el plantel en Racing. “Él es un jugador que suma desde el lugar que le toque estar, ya sea en el campo o no. Es una persona con una gran humildad que se brinda al 100%. Siempre tiene buena predisposición y forma parte de una pieza importante en el grupo”, concluyó.

Afouteza es una palabra clave en el Celta de Vigo. Se trata de un término gallego que traduce el sentimiento de superar la lucha contra todo tipo de impedimentos, obstáculos o adversidades que se encuentren en su camino. Y en Galicia confían en Coudet para seguir quebrando barreras y llevar al club del otro lado de las fronteras.

Fuente Infobae

Artículo anteriorSe confirmó la primera muerte de un niño por hepatitis aguda infantil
Artículo siguienteRenunció Rivera a Desarrollo Social y lo reemplazará Juan Carlos Rojas