La Iglesia ortodoxa ucraniana, hasta ahora afiliada a Moscú, anunció la ruptura de sus relaciones con Rusia debido a la invasión de Ucrania y declaró su «plena independencia» en un histórica decisión contra las autoridades religiosas rusas.

«No estamos de acuerdo con la posición del patriarca Kirill de Moscú… sobre la guerra», dijo la Iglesia en un comunicado, tras un concilio dedicado a lo que consideró la «agresión» de Rusia a Ucrania, y en el que se declaró la «plena independencia y autonomía de la Iglesia ortodoxa ucraniana».

La rama moscovita de la Iglesia ortodoxa ucraniana era hasta ahora leal al patriarca ruso Kirill, que manifestó más en de una oportunidad un abierto apoyo a la ofensiva en Ucrania.

«El Consejo condena la guerra como una violación del mandamiento de Dios ‘No matarás’ y expresa sus condolencias a todos los que han sufrido en la guerra», dijo ahora la Iglesia ortodoxa.

Sus relaciones con los dirigentes de Moscú habían sido «complicadas o inexistentes» desde que se declaró la ley marcial en Ucrania, añadió.

El anuncio marca el segundo cisma ortodoxo en Ucrania en los últimos años, ya que parte de la Iglesia ortodoxa ucranianase separó de Moscú en 2019 por el rol del Kremlin en Ucrania.

La invasión de Putin y el apoyo de Kirill a la misma pusieron a la iglesia respaldada por Moscú en Ucrania en una posición cada vez más delicada.

Cientos de sus sacerdotes firmaron en las últimas semanas una carta pidiendo que Kirill se enfrente a un tribunal religioso por la guerra.

Ucrania es clave para la Iglesia ortodoxa rusa, ya que allí se encuentran algunos de sus monasterios más importantes.

Las iglesias cristianas ortodoxas tienen un rol central en la definición de los nacionalismos ruso y ucraniano, y ya antes de la invasión –en febrero último- estaban en tensión por proceso de conformación de una iglesia ucraniana separada y en tensión con Moscú.

FuenteTelám
Artículo anteriorEl ejército ruso confirmó que controla la estratégica ciudad de Liman
Artículo siguientePrograma del viaje del Papa a la República Democrática del Congo y Sudán de Sur