En la tarde del lunes 23 de mayo, la comunidad del Espíritu Santo dio gracias a Dios por los 7 años de la creación de la parroquia, cuya acción evangelizadora se despliega en la zona norte de la ciudad capital.

La Santa Misa fue presidida por el obispo diocesano, Mons. Luis Urbanc, y concelebrada por el padre Santiago Granillo, párroco de esa jurisdicción.

«El testimonio es fundamental en la vida del cristiano. Estamos llamados a vivir unidos a Jesús, de manera que quien nos vea y escuche, vea y escuche a Jesús. Él da testimonio del Padre, nosotros debemos dar testimonio de Jesús en el mundo», reflexionó Mons. Urbanc en su homilía.

Luego de la celebración eucarística, los presentes compartieron un brindis fraterno en comunidad.

“A Dios damos gracias por este nuevo año en el que, como Iglesia sinodal, queremos seguir caminando juntos”, expresó el párroco.

FuenteOficina de Prensa del Obispado de Catamarca
Artículo anteriorSe inauguró una Oficina Udai de Anses en Tinogasta
Artículo siguienteTareas de electricidad, plomería, limpieza, obras y desmalezamiento en las escuelas