Observaciones combinadas de los telescopios ASKAP y Parkes, en Australia, permitieron observar con el mayor detalle hasta la fecha de una amplia sección del plano galáctico de la Vía Láctea.

Compo pare del estudio PEGASUS, un grupo de radioastrónomos dirigido por el INAF (Istituto Nazionale di Astrofísica) de Italia, utilizó Parkes para “fotografiar” una gran porción del disco de Nuestra Galaxia, de unos 6-7 grados o 12-14 lunas llenas. Esta imagen se combinó con otra producida con ASKAP para el proyecto EMU dirigido por la Universidad Macquarie de Australia, obteniéndose una imagen de una calidad asombrosa.

La imagen muestra una región con emisión extendida asociada al gas hidrógeno que llena el espacio entre las estrellas, estrellas moribundas llamadas remanentes de supernova, y burbujas calientes de gas hidrógeno ionizado relacionadas con el nacimiento de nuevas estrellas. Las propias estrellas no son visibles, ya que la luz estelar contiene una emisión de radio mínima. Esta vista de nuestra Galaxia muestra detalles del nacimiento y la muerte de estrellas sólo visibles para los radiotelescopios.

Los colores representan el calor: el lila muestra las regiones más frías; el azul, el verde el rojo, y el blanco, las más calientes (Foto / CSIRO, R. Kothes (NRC), E. Carretti (INAF) y los equipos EMU y POSSUM/ Nature)

Fuente La Unión Digital

Artículo anteriorGoogle despide masivamente a 12.000 empleados
Artículo siguienteElon Musk celebró la idea de que Argentina y Brasil tengan una moneda en común