El canciller Santiago Cafiero sostuvo este jueves que el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea (UE) «no era balanceado» para las dos partes porque provocaba un impacto «negativo para la industria y en las exportaciones agropecuarias», por lo que ratificó que la Argentina no impulsará la firma de ese tratado de libre comercio durante la Cumbre del Mercosur que se realizará este jueves en Río de Janeiro, Brasil. Por su parte, el Presidente de Paraguay, Santiago Peña, también fue escéptico sobre la rúbrica de ese entendimiento que nació durante el macrismo.

«No era un acuerdo balanceando donde los dos bloques ganaran, sino que generaba aún más asimetrías que las que existen en temas productivos, tecnológicos y financieros entre la UE y los países del Mercosur. Siempre luce decir que hay acuerdo, pero eso es para la prensa. Hay que ver el impacto», afirmó Cafiero en declaraciones formuladas a FutuRöck. El canciller recordó que el acuerdo comercial fue firmado en junio de 2019 por los entonces presidentes de Argentina y Brasil, Mauricio Macri y Jair Bolsonaro, respectivamente, para el «libre comercio», pero marcó que ese convenio resultaba «negativo para la industria y las exportaciones agropecuarias».

Un acuerdo a destiempo

«No se alcanzaron los objetivos que trazamos para que en el documento adicional se lograra balancear el mal acuerdo del 2019. Debía firmarse el jueves y los tiempos ya no dan», explicó el canciller en las declaraciones formuladas esta mañana. Cafiero recordó que, en diciembre de 2019, la UE «empezó a llevar adelante directivas medioambientales hacia sus productores agropecuarios en el pacto verde europeo» y dijo que eso, sumado a disputas en esos países, «frenó la puesta en funcionamiento de este tratado de libre comercio ya firmado».

«La Argentina siempre propuso durante nuestra gestión que el acuerdo se debía reabrir por el impacto negativo sobre exportaciones agropecuarias y la industria. Hubo una negativa de la UE. Lo trabajó la Argentina prácticamente en soledad porque había cambio de gobierno en Brasil y Paraguay, y Uruguay tiene una posición distinta», repasó.

El Presidente Alberto Fernández remarcó el domingo que el acuerdo entre el Mercosur y la UE aún no se había firmado porque «encontró resistencia dentro de Europa» y, si bien manifestó su intención de suscribir ese convenio, llamó a debatir primero «determinadas condiciones que permitan sostener y hacer crecer nuestras industrias». 

A su vez, Peña consideró este lunes que «está todo dicho» ante la posibilidad de cerrar un acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur, al argumentar que «no hay interés» por parte de Bruselas y que algunas condiciones resultan «inaceptables». En esa línea, llamó a los países del bloque del Mercosur a «mirar hacia otro lado» y centrar sus esfuerzos en negociar acuerdos comerciales con otros países.

Sindicatos piden que no se firme

Decenas de sindicatos enviaron una carta al presidente Fernández en las últimas horas para pedirle que no selle el acuerdo comercial entre los dos bloques regionales. «Teniendo en cuenta la desgravación arancelaria del mencionado acuerdo todo indicaría que tendremos un impacto extremadamente negativo para toda la Industria en la República Argentina», argumentaron en la misiva firmada por Smata y Uocra, entre otros sindicatos. 

«No solo se verá afectada con la UE sino que lo mismo ocurrirá con nuestra relación bilateral con Brasil. Entiéndase que dicha desgravación irá decreciendo de mayor a menor hasta llegar a un arancel ‘cero 0’. Por lo cual, todo esto significaría a corto y mediano plazo prácticamente la destrucción de toda la Agroindustria y la  Industria. Proponemos buscar caminos con reglas claras», agregaron. 

Poco después, la CGT también rechazó un acuerdo comercial entre los dos bloques regionales. «Este acuerdo se enmarca en lo que conocemos como tratados de libre comercio y definitivamente atenta contra millones de puestos de trabajo en distintas actividades que están alcanzados por regulaciones que protegen el trabajo argentino. Instamos a las autoridades argentinas a no firmar dicho acuerdo que sin dudas perjudicaría los intereses de nuestro país», sostuvo en un breve comunicado.

Brasil y Alemania apoyan el acuerdo

El canciller alemán, Olaf Scholz, instó este lunes a todas las partes a encontrar la forma de cerrar el acuerdo comercial entre la UE y el Mercosur: «Pido a todo el mundo implicado a ser tan pragmático y tan dispuesto como sea posible para alcanzar un compromiso y, así, que podamos terminar esto», declaró en una conferencia de prensa en Berlín junto al presidente Luiz Inácio Lula da Silva. El brasileño, por su parte, dijo que no renunciará al acuerdo comercial y pidió a la UE que decida si realmente está interesada en sellarlo.

La Comisión Europea, que negocia en nombre de los 27 países de la UE, y Brasil -que preside actualmente el Mercosur- tenían grandes esperanzas de sellar definitivamente el acuerdo en una reunión celebrada en Río de Janeiro este jueves. Sin embargo, el panorama es sombrío. «Hablé con el presidente (de Francia, Emmanuel) Macron» este fin de semana, afirmó Lula. «Como todos los presidentes franceses», mencionó «problemas financieros con los agricultores franceses», añadió.

El sábado en Dubai, Macron calificó el acuerdo de «mal remendado», afirmando que «no tenía en cuenta la biodiversidad ni el clima».

Fuente El Destape

Artículo anteriorLa CGT construyó una postal amenazante con los piqueteros para negociar con Milei, pero abrió fisuras internas
Artículo siguienteDaddy Yankee anunció que se retira de los escenarios para ser predicador